Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

El Monasterio de Kremikovtsi San Jorge el Triunfador

Las iglesia San Jorge (adelante) y la Protección de Nuestra Santísima Señora (al fondo) situadas en el patio del monasterio de Kremikovtsi
Foto: Dra. Valentina Sharlanova
El monasterio de San Jorge el Triunfador dista unos 24 kilómetros de Sofía en dirección noreste. Se halla en las colinas sobre el barrio capitalino de Kremikovtsi, en las laderas meridionales de la cordillera de los Balcanes, en medio de un hermosísimo paisaje.
En la Edad Media fue uno de los catorce monasterios que integraron el conjunto llamado el Monte Santo de Sofía. Cuenta una leyenda que el monasterio de Kremikovtsi fue construido por uno de los últimos reyes de Bulgaria, Iván Alexander, en el siglo XIV, en la época del Segundo Reino Búlgaro. Fue destruido por las huestes osmanlíes, probablemente cuando fue tomada la fortaleza cercana. Al cabo de un centenar de años, fue reconstruido, en 1497, por el boyardo, es decir el noble búlgaro Radivoi, de Sofía. Después del de Deragalevtsi, es el segundo monasterio del Monte Santo de Sofía que fue reconstruido. La iniciativa fue apoyada por el metropolitano Yoan Kalevit, de Sofía. En 1493 él santificó la iglesia construida en el claustro en el lugar de la desaparecida, y consagrada a San Jorge el Triunfador.


La nave más antigua del conjunto monasterial es la Iglesia de San Jorge, hecha de piedra y ladrillos. La luz penetra en su interior a través de tres estrechas ventanillas. Sin duda, el de mayor valor artístico entre los frescos del templo es el retrato del ktitor, es decir el fundador del cenobio. La inscripción sobre aquel retrato informa que en 1493 el adinerado boyardo local de nombre Radivoi renovó y costeó la decoración de la iglesia con frescos. Lo hizo en memoria de sus hijos Todor y Dragana, que habían fallecido el año anterior, probablemente segados por la epidemia de peste que azotó la región de Sofía en aquellos años. Por este motivo, en el retrato del ktitor, los dos hijos están representados con los brazos cruzados, cual difuntos. Otra leyenda reza que los hijos del fundador de la iglesia enfermaron de gravedad en el camino de regreso de Jerusalén, adonde la familia había ido en peregrinaje. Durante las obras de restauración, en 1987 en la iglesia fueron descubiertas cuatro sepulturas infantiles, de niños de 4 a 9 años de edad. Probablemente, dos de ellos son los hijos del boyardo Radivoi. En el retrato del ktitor están representados también la esposa del boyardo, Teodora, y el arzobispo Kalevit, de Sofía.

© Foto: wikipedia.org

Retrato del ktitor y su familia en la iglesia San Jorge

Casi cuatro siglos guardó el monasterio de Kremikovtsi las cenizas de Jorge Novi (es decir el Nuevo), de Sofía, que murió por la fe en Cristo el 10 de febrero de 1515 y que fue canonizado por la Iglesia Ortodoxa Búlgara. Según una leyenda, sus reliquias fueron halladas por un pastor de ovejas en las cenizas de la fogata en que Georgi Novi (o Jorge el Nuevo) fue quemado. Las descubrió porque sobre ellas brillaba una estrella.
En cierta ocasión el pastor vio en sueños a San Jorge que le recomendó llevar esas cenizas al monasterio de Kremikovtsi. El hueso del santo, recubierto de chapa de oro y plata, fue colocado ya en el siglo XVIII en un cofre de madera. Más tarde las santas reliquias fueron guardadas en un cofre de plata especial, cubierto con una fina placa de oro con un orificio que dejaba ver el hueso del santo. Las reliquias de San Jorge de Sofía fueron la causa por la que los moradores de las aldeas vecinas veneran el templo como un lugar sagrado. Antaño acudían a él feligreses de tierras lejanas en busca de curación, según narran las inscripciones hechas en los libros del monasterio.
Siglos más tarde, en 1952, en los primeros años de gobierno comunista de Bulgaria, las monjas fueron expulsadas del monasterio de Kremikovtsi y trasladaron las santas reliquias al Monasterio de Dragalevtsi, donde se guardan hasta hoy.

El monasterio de Kremikovtsi desempeñó un papel importante en la vida literaria de la región en el período del Renacimiento Nacional Búlgaro (siglos XVIII y XIX), cuando en sus celdas se formaban literatos y se intercambiaban manuscritos. El más interesante de éstos es el Tetraevangelio de Kremikovtsi, un valioso manuscrito de 1497, que constituye una continuación de la tradición literaria sentada por el patriarca Eutimio de Tárnovo. Hoy este tetraevangelio se halla en el Museo Arqueológico y de Historia Eclesiástica de Sofía. Contiene 307 folios, está escrito con gran esmero, en grandes caracteres, con hermosas viñetas y letras mayúsculas. Durante largos años fue utilizado como evangelio para oficiar misas en el convento. En el siglo XVI sus pastas fueron enchapadas en plata y oro. La biblioteca del monasterio guardaba también un evangelio de 1579 hecho por el pope Yoan Kratovski, decorado con lujo de ornamentos en oro. Otra pieza antigua del monasterio es un candelabro de piedra del siglo XV en forma de columna. Es obra del artesano Vucho, quien fue probablemente un pariente del boyardo fundador del monasterio. En la parte central este candelabro ostentaba una inscripción que comunicaba el nombre de su autor y el de la persona que había encargado su elaboración.


© Foto: Dra. Valentina Sharlanova
 Murales de la iglesia San Jorge

A semejanza de otros centros religiosos de Bulgaria, el Monasterio de Kremikovtsi se implicó en la lucha independentista del pueblo búlgaro contra los osmanlíes. La lápida conmemorativa a la entrada del monasterio indica que en 1876, tras el aplastamiento del destacamento de rebeldes liderado por Jristo Botev, en una de las celdas del monasterio se refugió el segundo portaestandarte del destacamento, Dimitar Stefanov Kazaka. Los turcos se enteraron de que en el monasterio se había escondido un rebelde y reclamaron que les fuera entregado. Entonces el abad Auxentio escondió al rebelde en la oquedad de un árbol del bosque. Al cabo de unos días la policía turca lo descubrió y asesinó. En el lugar de aquel triste acontecimiento, en 1912 fue colocado un monumento, declarado más tarde monumento de la cultura.

Después de la liberación de Bulgaria de la dominación otomana en 1878, el monasterio de Kremikovtsi fue continuamente habitado y mantenido en buen estado. En el pasado fue un monasterio masculino, pero en 1879 llegaron a él monjas refugiadas de Macedonia, que aportaron a revivir su labor cristianizadora y difundir su fama entre los creyentes… En 1901 en el claustro del monasterio comenzó la construcción de una iglesia nueva, consagrada al Sudario de la Santísima Virgen, que fue santificada en 1907. Es un imponente templo, ornado de hermosos tallados en madera y dotado de un bello icono de la Virgen María. Hasta el año 1947 habitaron el monasterio 32 monjas, que se dedicaban a la agricultura y la cría de animales. En 1952 y 1953 un regimiento militar ocupó el monasterio, construyó allí un búnker, y los soldados ocuparon las celdas. Parte del edificio fue quemada, la cúpula de la nueva iglesia fue perforada por balas, los cristales del templo fueron rotos… Las paredes con frescos fueron pintadas con cal. Las monjas fueron expulsadas y parte de ellas se trasladaron al monasterio de Dragalevtsi.
Los militares habitaron el monasterio 18 largos años. Más tarde, en los recintos de éste fueron alojados trabajadores: obreros de construcción y aprendices de las escuelas artesanales.

Alrededor de 1970 parte de las monjas retornaron al monasterio y lo reconstruyeron. Donantes con profundo sentimiento patriótico, entre particulares, empresas e instituciones, apoyan con sus donaciones este centro religioso. La restauración de los frescos de la antigua iglesia del monasterio comenzó en 1980 y con pequeñas interrupciones duró hasta 2003. El 18 de enero de 2010, en el Día de San Antonio el Grande, en el monasterio de Kremikovtsi fue consagrada una nueva capilla dedicada a este santo. Hoy en la pequeña iglesia del monasterio no se ofician misas. No hace mucho, en su extremo occidental fue montado un nuevo vestíbulo de cristales. El monasterio es muy frecuentado por creyentes de la aldea de Kremikovtsi, así como de otras poblaciones en los alrededores de Sofía. La fiesta del templo es el Día de San Jorge el Triunfador, a quien la Iglesia Ortodoxa Búlgara venera el 6 de mayo.
En 1969 la antigua iglesia del monasterio fue declarada monumento de la cultura. En nuestros días el convento es operante, abre todos los días y se ofician en él misas con regularidad. Es muy visitado y bien mantenido. El paisaje que lo rodea es muy bello, y desde su patio se abre una impresionante vista al llano de Sofía

Versión en español de Raina Petkova

Más de la sección

El primer edificio del BNB, a principios del siglo XX

El edificio del Banco Nacional de Bulgaria cumple 85 años

En el centro de Sofía , en proximidad al llamado Triángulo del Poder comprendido entre las sedes de la Presidencia de la Nación, el Consejo de Ministros y la Asamblea Nacional, se encuentra uno de los edificios más vigilados de la capital: el del..

Publicado el 21/10/20 15:37

Bulgaria venera la memoria del “ángel en la tierra” san Juan de Rila

El 19 de octubre, la Iglesia Ortodoxa Búlgara celebra el solemne traslado de las reliquias de san Juan de Rila a Sredets (la actual capital de Bulgaria, Sofía) y su canonización oficial como santo. A san Juan de Rila se le llama Taumaturgo debido a la..

Publicado el 19/10/20 07:00

La antigua botica del Dr. Antoniadi en Plovdiv

Formados en el conocimiento moderno de las universidades europeas, los farmacéuticos diplomados de las tierras búlgar as dirigían la mirada también a los recetarios de antaño. Y mientras en el s. XIX colocaban las bases de la ciencia farmacológica,..

Publicado el 18/10/20 07:05