Strandzha y los antiguos tracios

Panorama de la montaña Strandzha
Foto: bg.wikipedia.org
Dicen que la montaña de Strandzha, situada en la frontera entre Bulgaria y Turquía, está llena de misterios. Al sur, en territorio turco se encuentra su pico más alto, Mahiada, con una altitud de 1031 metros sobre el nivel del mar. La parte norte y noreste de la montaña de Strandzha se extiende en territorio búlgaro, siendo su punto más alto el pico de Goliamo Gradiste, de 709 metros. La montaña abunda en huellas dejadas por los ancestros. ¿Cuáles fueron los pueblos que hicieron, milenios atrás, construcciones en ese lugar?

© Foto: bg.wikipedia.org

El parque nacional Uzunbudzhak

Strandzha es un parque natural. Es el territorio protegido más extenso de Bulgaria. Abarca 116 136 hectáreas. La montaña fue declarada parque natural en 1995. En Strandzha hay reservas naturales que merece la pena ver, como por ejemplo Silkosia, Vitanovo, Sredoka y Tisovitsa. ¿Por qué los mencionamos aquí? En cada una de estas reservas naturales hay asentamientos emblemáticos, relacionados con santuarios de los tracios antiguos y sus prácticas enigmáticas, que hoy en día forman parte del patrimonio cultural de Bulgaria. Lo mejor es empezar el recorrido de la zona con una visita al Museo de Historia de la ciudad de Malko Tarnovo.

© Foto: bg.wikipedia.org

El Museo de Arqueología e Historia de Malko Tarnovo

El mundo de los antiguos tracios es realmente grandioso. En el territorio de la actual ciudad de Malko Tarnovo hay restos de más de 50 minas tracias que funcionaron en la Antigüedad. Los tracios eran excelentes mineros, metalúrgicos, maestros de objetos y adornos elaborados de cobre y oro. En la Antigüedad el cobre tenía un gran valor. Se usaba para armamento y diferentes atributos. Sin embargo, el hombre contemporáneo se interesa más por el brillo del oro. En el museo de Arqueología e Historia de Malko Tarnovo uno puede conocer muchos detalles curiosos acerca del nexo entre los tracios y el oro labrado más antiguo del mundo descubierto en la Necrópolis de Varna. Han sido localizadas las tres minas de oro en la región de Malko Tarnovo en que fue extraido el metal precioso del que están hechas las exquisitas piezas del tesoro hallado en la necrópolis calcolítica de Varna.

© Foto: Archivo

El santuario tracio de Mishkova Niva

Conviene ver primero la exposición del museo, y realizar luego la ruta que lleva al santuario tracio de Mishkova Niva. Para este fin hace falta un guía profesional. El santuario se encuentra a solo 3 km de Malko Tarnovo en un territorio fronterizo entre Bulgaria y Turquía. Su diámetro es de unos 25 metros. La construcción monumental está hecha de bloques de mármol de la zona, ordenados en 3 círculos y con una altura de 1,80 metros. El complejo consta de una tumba de cúpula que hacía de santuario, un edificio fortificado llamado Villa Rustica que servía de vivienda a las personas que servían en el templo, un túmulo, un acueducto antiguo, una torre y una mina. El edificio de culto es el sepulcro de un cacique tracio, de un sacerdote o de algún héroe. Está escavada solo una parte de este hallazgo, que fue edificado en el lugar de un santuario aún más antiguo, un dolmen megalítico en que se veneraba a un ancestro mítico. La tumba consta de un dromos cubierto y una cámara redonda de cúpula, en la que fue enterrado un destacado caudillo de la tribu tracia. ¿Qué es el dromos? Es una palabra griega que significa vía o corredor. Para los antiguos tracios entrar en y salir de una cueva o recorrer semejantes fenómenos naturales similares, equivalía a la transición a la otra vida. El dromos, o sea, el camino hacia la eternidad, está relacionado con los conceptos de los antiguos sobre el tiempo y el espacio. La entrada está coronada por un frontón con un escudo, una lanza y dos palmas abiertas. Se puede llegar a aquel lugar en todoterreno o acceder a él a pie. El panorama es inolvidable. Los tracios siempre construyeron sus santuarios en lugares de vistas impresionantes.

© Foto: bg.wikipedia.org

Un roble de Strandzha

Los itinerarios por la montaña de Strandza que llevan a los conjuntos de culto tracios impresionan por sus paisajes de bosques de hayas y de otros representantes del mundo vegetal como son los tejos, los rododendros de Strandzha (Rhododendron Ponticum), los típicos representantes mediterráneos como la Ilex colchita, el mespilus, las lianas leñosas. Se pueden ver también algunas especies animales raras incluidas en el Libro Rojo de Bulgaria como la cigüeña negra, el pequeño buitre, el águila real, la chocha perdiz etc. Sobre la montaña de Strandzha pasa la ruta migratoria de las aves, llamada Vía Póntica. Es impresionante contemplar el cielo en los meses de otoño y primavera cuando migran 57 especies de aves siguiendo esa ruta. A 3 km. de Malko Tarnovo se encuentra la localidad de Propada, donde están situados una necrópolis y 43 túmulos tracios de 4 tipos constructivos. A 10 km de Malko Tarnovo está la localidad de Kamenska barchina cuyo nombre significa una elevación de piedras. La gente local ha denominado esa zona La Piedra. En la civilización tracia la piedra era símbolo del poder divino y de lo intransitorio. Tenían los tracios toda la razón al considerarla la piedra intransitoria ya que el santuario se conserva hasta hoy, con sus canales especiales por los que se escurrían la miel, el vino y la leche con que se practicaban los ritos tracios. Una de las rocas cercanas es un fenómeno natural. Fue denominada El Hongo por parecer un champiñón. Parece hecha por mano humana pero en realidad es obra del sol, del viento, del agua y del tiempo. Según la creencia tracia, quien fuera capaz de pasar por un hueco en El Hongo, se salvaría de enfermedades y desgracias y gozaría de buena salud duranrte un año, hasta su próxima visita a ese lugar. Este tipo de santuarios de los antiguos tracios aportan al sugerente misticismo de la montaña de Strandzha.

© Foto: greencorridors.burgas.bg

Kamenska Barchina

Cuando uno recorre los puntos de interés antiguos oirá, sin duda, las leyendas sobre las moradas de los dragones, conservadas también en los nombres de las poblaciones locales. Hay una leyenda sobre la diosa egipcia Bastet, que encontró asilo en esa montaña búlgara. Según las leyendas, los dolmenes eran viviendas de extraños gigantes. Así la gente local explicaba antaño las enormes piedras de la zona. Hay un sinfín de relatos sobre fuentes sagradas, bailes sobre brasas y otras historias más, todas de Strandzha, la enigmática y bella montaña que abunda en fenómenos naturales y culturales.

Versión en español por Vésela Petrova

Más de la sección

Museo en Roma abre sus puertas para la muestra “Bulgaria a través del cristal del tiempo”

Desde el 12 de diciembre y hasta el próximo 12 de enero el Museo de Roma en Trastévere, dedicado a la vida de los romanos en la capital italiana acogerá la exposición interactiva “Bulgaria a través del cristal del tiempo”, envuelta por la fragancia..

Publicado el 07/12/19 07:50
Victor Marinov

Éter sin interferencias y 73

Hace 90 años, el 24 de noviembre, un grupo de ingenieros radioaficionados efectuó la primera radiodifusión, y, un día después, se produjo la primera emisión radial en Bulgaria.. A fecha de hoy, en la Comisión Reguladora de las..

Publicado el 25/11/19 13:10

Pencho Semov, el “Rockefeller búlgaro” que nació pobre y no dejó de trabajar durante toda la vida

Cada vez que nos enteramos de actos de bondad, humanitarismo, filantropía y empatía, solemos escudriñar la época poblada por los búlgaros “antiguos”. A medida que   vamos abriendo nuestros espíritus y corazones al pasado, vamos sembrando la..

Publicado el 23/11/19 08:30