Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

Ritos de purificación en la tradición búlgara practicados con agua

Foto: Foto:Yana Stamenova
Siendo uno de los principales elementos y un símbolo de la vida en la tierra, el agua ocupa un lugar especial en la mitología de todos los pueblos. Su fuerza purificadora está presente también en los diversos sistemas religiosos. Para los búlgaros el agua es símbolo de pureza y limpieza, y un intermediario entre el mundo terrenal y el más allá. Es capaz de curar y repeler el mal. Adquiere fuerza especial en Epifanía y después de esa fecha hay varias más en las que se practican ritos de purificación con ayuda del agua.
Según las leyendas y los cuentos tradicionales, en un comienzo, la tierra estaba cubierta íntegramente por agua. Apenas después de crear al hombre Dios le obsequió un poco de tierra. Había un gran río que separaba el mundo de aquí del mundo de ultratumba; un río que las almas de los difuntos debían cruzar para trasladarse al más allá.

En la noción popular el agua tiene doble fuerza y a ello se debe la gran veneración que el pueblo búlgaro profesa a todo lo relacionado con ella. Además de ser una fuerza fructífera, puede convertirse en un elemento indomable y causar muchos males.
En la noción tradicional, las fuentes de agua son habitadas por seres míticos, serpientes, ninfas, náyades, etc., que pueden causar daño e incluso quitar la vida a los humanos. El protector de los ríos, los lagos y los manantiales es un dragón alado. Cuando tronaba se decía que en el cielo estaban luchando hallas y dragones. Por ello había que cubrir con paños los recipientes utilizados para conservar el agua, evitando así que algún dragón u otro ser maligno cayera en alguno de ellos. Para traer salud, fertilidad y fecundidad, el agua debe ser bendecida. La bendicen los sacerdotes de los templos búlgaros. Hay muchos ritos practicados con “agua callada” o “agua silenciosa”, es decir, traída de la fuente en silencio absoluto por una joven casadera, de padres vivientes, o bien, “agua florida”, es decir que haya pernoctado fuera de casa, bajo las estrellas, con varias plantas curativas en ella. Cuando mayor es la fuerza del agua es en Epifanía (6 de enero). Según la creencia tradicional, ese día Dios mismo bendice toda el agua en la tierra. En Epifanía se practica el primer baño ritual para el año que acaba de comenzar.

Decíamos que el primer baño ritual para el año que acaba de comenzar se hacía en Epifanía, el 6 de enero. Al día siguiente, cuando la Iglesia Ortodoxa venera a San Juan Bautista, continuaban los actos de baño ritual, con agua que el cura había bendecido el día anterior. La fuerza purificadora del agua en enero se extendía también a los animales. Antaño, en San Antonio (17.01) y San Atanasio (18.01) se rociaba con agua bendita el ganado mayor. En la tradición popular estos dos días están consagrados a los hermanos herreros Andón y Atanás, que el pueblo veneraba como protectores ante las enfermedades y en especial ante la temible peste.

En el primer mes de enero se celebra la festividad de las parteras, llamada Día de las Abuelas (ya que aquéllas solían ser mujeres mayores). Participan en los ritos mujeres que hayan dado a luz no hace mucho tiempo. Es la única festividad en el calendario folclórico en la que a las mujeres se les permite hacer todo: festejar, beber vino y licores, e incluso mofarse de los varones. Ese día no se les podía sancionar y los hombres procuraban no cruzarse con ellas evitando convertirse en objeto de sus burlas e incluso ser desvestidos por ellas. Siguiendo la tradición, en la mañana de este día las mujeres que hayan parido recientemente se acercan a la partera que les hubiese asistido con un cubo de agua en la que flotan hojas de geranio y albahaca, para verterla sobre sus manos en un gesto ritual de agradecimiento por la ayuda que les hubiese prestado al dar a luz a sus hijos. En algunos pueblos de provincia se suele bañar ritualmente a la partera en el río. Las mujeres la sientan en una carroza y la llevan ceremoniosamente al río, donde la salpican ritualmente con agua de éste y le besan la mano para que siga ayudando a más y más parturientas. El Día de las Parteras se celebra el 21 de enero, fecha declarada también fiesta profesional oficial de los trabajadores de la obstetricia y la ginecología. 

Versión en español de Raina Petkova
По публикацията работи: Albena Bézovska

Más de la sección

Chíprovtsi acoge el Festival de la Alfombra, tradicional para la ciudad

Más de 60 artesanos de todo el país participarán en el Festival de la Alfombra de Chíprovtsi, organizado en la ciudad de Chíprovtsi, en la Cordillera de los Balcanes, que se desarrollará del 29 de abril al 1 de mayo, informa el alcalde Plamen Petkov. Se..

Publicado el 29/04/22 09:05

Una exposición en Plovdiv revela el lenguaje de los delantales

El Museo Etnográfico Regional de Plovdiv muestra el día a día, el mundo espiritual y la cultura de los búlgaros de principios del siglo XIX hasta los años 30. Los visitantes de la muestra El delantal, símbolo y elemento apotropaico..

Publicado el 25/04/22 10:05
María Malcheva

María Málcheva y la riqueza de los huevos pintados de Pascua

El Museo de Historia de Vélingrad tiene la mayor colección y exposición de huevos pintados de Bulgaria. Un enorme mérito para conservar esta tradición antigua tiene una artista local, María Málcheva, quien dedicó muchos años de su vida a la tarea de..

Publicado el 23/04/22 09:05