Webcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

Homenaje a Boris Mashalov en su centenario

Foto: Archivo

Hay personas bendecidas con tener una vida larga y feliz. Otras abandonan este mundo muy pronto. Sin embargo, son pocos quienes dejan un recuerdo imborrable para las generaciones siguientes. Son las personas que lograron tocar el alma de sus familiares, amigos y contemporáneos.

Hoy conmemoramos el centenario del nacimiento de Boris Mashalov, un ejemplo de inmortalidad artística y creadora, no obstante su corta vida, de apenas 48 años, de los cuales  dedicó 25 al canto.

Hoy quedan pocas personas que tuvieron la suerte de escucharle en vivo, pero hay muchas leyendas sobre la capacidad de este gran cantante folclórico  de atrapar la atención del público, tocar el alma del oyente y llevarle de la mano a través del apasionante mundo de las tradiciones y el talento.

Estos últimos días todos los medios de información en Bulgaria emiten registros de archivo de Boris Mashalov y ceden el micrófono a familiares y amigos suyos que narran recuerdos de esta gran voz.

La redactora musical Albena Bezovska optó por entrevistas a dos personas que nunca tuvieron contacto personal con Mashalov, pero que fueron muy influenciadas por su ejemplo profesional y sus obras en vida. Evocaremos también algunos momentos de la biografía de este legendario cantante folclórico búlgaro.

Boris Mashalov nació en la ciudad norteña de Sevlievo pero su repertorio incluye piezas de todas las regiones folclóricas de Bulgaria. Su padre, Nikola, era comerciante, viajaba mucho y aprendía constantemente canciones nuevas de diferentes regiones que enseñaba a su hijo. La madre también tenía una bella voz, que transmitió a todos sus seis hijos, entre los que había una sola niña.

Los desaciertos en los negocios forzaron a la familia a trasladarse a Sofía. Los varones se hicieron pintores de brocha gorda. Antes de abandonar Sevlievo se habían dedicado a la lucha libre pero esa ocupación rendía pocos beneficios. A comienzos de los años 30 del siglo pasado Boris Mashalov ingresó en el Club de Luchadores Aficionados y tuvo no pocos triunfos en Bulgaria y en el extranjero. Hizo el servicio militar en la Marina de Guerra y en ese período sus talentos le merecieron gran popularidad: participaba en competencias de lucha, cantaba, y era muy querido por todo el mundo.

A finales de los años 30 marchó a la capital checa para grabar canciones en boga para una compañía discográfica búlgara. Los dueños de ésta decidieron promocionar los discos grabados organizando un concierto al aire libre. Mashalov interpretó las canciones incluidas en el programa y por último entonó la pieza predilecta de su padre. El público quedó encantado. Un señor muy elegante se acercó a Boris Mashalov para saludarle y felicitarle por su actuación. Era Sirak Skitnik, director de Radio Sofía (la actual Radio Nacional de Bulgaria). Por invitación suya, el cantante, que a la sazón tenía apenas 23 años, comenzó a participar en los programas de la emisora, y no solo con canciones folclóricas.

Boris Mashalov, sobrino del cantante“Nací cuando mi gran tocayo no estaba ya entre los vivos. Para mí él era la voz de la radio y un protagonista de las historias divertidas que mi padre y sus hermanos solían contar”, dice Boris Mashalov, sobrino del gran cantante y continúa:  “Escucho la música que él interpreta no solo por el parentesco que tenemos sino porque realmente me gusta y la entiendo. Creo que esto es válido de todos los admiradores de Boris Mashalov. Sus canciones son hermosas y tocan el alma de uno. En mi familia extensa hay varios Boris Mashalov. Dos de los hermanos del gran cantante, Dimitar y Serafim, llamaron a sus hijos Boris Mashalov. En EE UU vive otro Boris Mashalov, nieto del gran cantante. En la familia de mi abuelo había muchos talentos musicales que veneraban el canto tradicional. Otra afición muy extendida era la lucha. Yo mismo me dediqué profesionalmente a este deporte, y  mi padre, Mijail Mashalov, es uno de los fundadores de las secciones deportivas de lucha en Bulgaria. Mis tíos y mi tía se reunían con frecuencia para escuchar canciones grabadas por Boris Mashalov y éstas desencadenaban hermosos y entretenidos recueros sobre esta gran persona”.

СнимкаBoris Mashalov recorrió toda Bulgaria cantando con los grupos musicales creados por el Ministerio de Cultura. Dicen que en todas partes el público le esperaba con impaciencia y le pedía varios bises. Ofreció conciertos también en Alemania, Francia, Hungría, Italia, la ex Yugoslavia, la extinta Unión Soviética, China, Albania, etc., donde tuvo muchos admiradores. En Bulgaria tiene muchos seguidores como, por ejemplo, Anna Borisova, organizadora del concurso Ruiseñores del Norte, en Veliko Tarnovo. “Mi interés por la obra de Boris Mashalov surgió siendo yo una niña, mucho antes de comenzar mi carrera profesional. Interpreté canciones suyas en el examen de ingreso a la Escuela Media de Música Panayot Pipkov de Pleven. Admiro las piezas del repertorio del gran cantante. Los intérpretes jóvenes debemos grabar una y otra vez las canciones de Boris Mashalov y de las demás grandes voces del norte de Bulgaria. Tengo la sensación de que las canciones tradicionales de esta parte del país se difunden menos que las de otras regiones folclóricas. Una de mis tareas primordiales es hacer renacer el canto tradicional norteño y por ello son bienvenidos al concurso Ruiseñores del Norte todos quienes aman las canciones del norte de Bulgaria, indistintamente de su nacionalidad.

Versión en español por Raina Petkova
Fotos: Archivo personal

Подкасти от БНР