Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

El rito Surva purifica y regenera

Enero es Surva, dicen los habitantes de Pernik porque cada año, el último fin de semana del mes, esta ciudad, distante unos 30 kilómetros de la capital búlgara, Sofía, acoge el Festival Internacional de los Juegos de Mascarada Surva. La 28ª edición del evento dará la bienvenida a más de 7.500 participantes. 102 grupos desfilarán mostrando máscaras de todas las regiones etnográficas de Bulgaria. También harán gala de sus costumbres 19 grupos de la República de Macedonia, Rusia, Portugal, Italia, Serbia, Rumania, Grecia, Eslovenia y Turquía. Año tras año va creciendo el interés de los niños por el festival, y en esta ocasión más de 1.300 niños se sumergirán en los ritos y tradiciones de mascaradas.




La fiesta folklórica Surva está incluida en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. Cada año, en la Fiesta de San Basilio (el 14 de enero, según el viejo estilo), en las poblaciones del territorio de Pernik se recrea esta costumbre que se caracteriza por las danzas de los hombres enmascarados llamados survakar o kúker. Ludmil Yordanov, que es guardián de tercera generación de la tradición, explica que ambos nombres son correctos, dependiendo de qué zona de Bulgaria proviene la costumbre, pero que la palabra adoptada comúnmente es kúker.



Las raíces de esta tradición autóctona se encuentran en los ritos paganos heredados del pasado remoto.
Los preparativos empiezan la noche del 13 de enero, cuando los kúker hacen grandes hogueras –se cree que el fuego purifica, renueva y hace que todo resucite para una nueva vida.



Desde hace siglos, la tradición Surva se transmite de padres a hijos. Ludmil Yordanov por primera vez se disfrazó de kúker a la edad de 3 años escasos, junto con su hermano de 7 años, y sus padre y abuelo. En su familia, ellos m
ismos elaboran las máscaras y los disfraces para la fiesta comenzando los preparativos meses antes de Surva.



Los trajes viejos se renuevan, enfatizándose en la confección de nuevas máscaras
–explica Ludmil– . El grupo se reúne en un recinto adaptado para este propósito. Cada uno trae los materiales necesarios y, con esfuerzos conjuntos, los participantes se preparan para la fiesta. Cada máscara es única. No hay plano ni bocetos previos. Cada cual elabora la suya según lo que siente.



Las máscaras de los kúker son enormes y aterradoras. Según las creencias, deben mantenerse en secreto hasta la celebración para que no pierdan su fuerza mágica. Ludmil Yordanov explica que la idea principal a la hora de hacer una máscara de kúker es ahuyentar a los espíritus malignos y verse lo más espantosa posible, aún más horripilante que el Mal.



Nuestras máscaras están elaboradas de materiales naturales como madera, piel y cuerno
–dice– . En mi familia hacemos la construcción predominantemente de sauce colorado porque es muy ligero y elástico. Luego, la cubrimos con piel de ovejas, cabras, conejos u otros animales. La máscara se considera completada después de colocarle los cuernos de miedo. Éstos son de especies no en peligro de extinción.



Según Ludmil, cualquiera puede hacer sus propios disfraz y máscara, siempre y cuando esté dispuesto a poner el corazón y el alma en ello. Los colores que se usan son numerosos, pero el principal es el rojo porque, según las creencias, ahuyenta a las fuerzas del Mal. Cada grupo de survakar confecciona las máscaras y los disfraces a su manera usando diversos materiales: trapos, plumas, cuentas, pieles de animales entre otros. Es por eso que los kúker son tan coloridos y diferentes en nuestro pequeño país, comenta Ludmil.



El rito Surva está cargado de simbolismo. La gente espera con ansia el paso de los survakar que, con sus actos rituales, danzas y el sonido atronador de los cencerros, colgados de su cintura, espantan el Mal y traen salud, prosperidad y fertilidad.

Al despuntar el día, nuestro grupo survakar comienza a recorrer las casas del pueblo –dice Ludmil– . Después de haberlas visitado todas para bendecir a sus moradores, nos reunimos en la plaza, y el último retumbar de los cencerros pone fin a la fiesta. El festín común es también un elemento obligatorio de la celebración más grande de la región de Pernik.



En 1966, la tradición local de las mascaradas se convirtió en un festival nacional y desde 1985 tiene el estatus de internacional.
La ciudad de Pernik es miembro de la Federación Europea de Ciudades del Carnaval y en 2009 fue proclamada capital europea de los juegos de mascarada.

Este año Surva, el evento más prestigioso de Bulgaria y los Balkanes, relacionado con la costumbre tradicional de las máscaras, tendrá lugar del 25 al 27 de enero.

Versión en español por Daniela Radíchkova
Fotos: Archivo personal y BTA

Más de la sección

La cantante folclórica búlgara Verka Siderova: “La vida lo enseña todo”

Es un privilegio conocer a Verka Siderova, es un honor ser invitado a su casa, es una felicidad gozar de sus canciones que han calentado los corazones de varias generaciones de búlgaros. Su nombre figura en los manuales de música, está inscrito en las..

Publicado el 26/04/21 13:48

95 años del natalicio de Yovcho Karáivanov, prominente cantante de música tradicional búlgara

El ilustre cantante fue un fenómeno de la cultura folklórica búlgara. La magnífica voz teñida de lirismo y el impecable repertorio integrado de temas de la región folklórica de Tracia fueron su “marca registrada” que avalaba una excelsa maestría en la..

Publicado el 04/04/21 09:10

Bordados de la región de Sofía guardan el conocimiento y la sabiduría prehistóricos

Símbolos prehistóricos en los bordados de la región de Sofía es un estudio muy interesante. El libro consta de dos partes y su autora es Yulia Bóeva. Se graduó por la Academia Nacional de Música de Sofía, es doctora en Teoría del Arte y durante años..

Publicado el 24/03/21 16:32
/de/tourism/listight">