Podcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

Empleadores y sindicatos se aúnan en su rechazo a las centrales térmicas estadounidenses

Foto: BGNES

El primer ministro de Bulgaria, Boiko Borisov, manifestaba recientemente que “no es nada color de rosa el porvenir de las centrales térmicas a carbón, máxime ahora cuando la CE está aprobando el plan de la “Europa Verde”. Viene a corroborar lo anterior la posición común de empleadores y sindicatos, hecha pública hace tres días y relativa a problemas en el sector de Energía de Bulgaria. Se trata, en concreto, de la posición con respecto a las dos centrales térmicas en Maritsa Este, llamadas “estadounidenses” situadas en el centro sur de Bulgaria, y estas coincidencias de criterios y unidad de acción es un fenómeno raro entre sindicatos y empresarios. Las centrales térmicas en cuestión fueron construidas hace una veintena de años por inversores estadounidenses y operan en base a contratos a largo plazo cerrados con el Estado búlgaro utilizando como combustible para la generación de energía carbón de lignito búlgaro, de baja calidad.

Tienen una potencia de generación de unos 1500 megavatios y proporcionan un 20% de la electricidad consumida en el país. Sin embargo, en carta abierta, las organizaciones del capital y del trabajo asalariado insisten en la suspensión de los citados contratos ya que, en virtud de éstos, dicen “los norteamericanos” se están beneficiando de ayuda estatal indebida , gracias a la cual se van embolsando, a expensas de los consumidores , beneficios enormes , y van distorsionando el mercado nacional del fluido eléctrico.

Acusaciones de este tenor habían sido reiteradamente lanzadas también en el pasado pero ahora coinciden con la visita a Bulgaria de expertos norteamericanos en materia de Energía, visita pactada en la reciente reunión en Washington entre el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, y el presidente estadounidense Donald Trump.

Cada vez que se trata de precios de la corriente eléctrica los búlgaros se muestran muy sensibles y críticos. No hay que olvidar que el primer gobierno del actual primer ministro se vino abajo en 2013 justamente debido a las multitudinarias protestas nacionales contra los altos precios monopolistas de la corriente eléctrica.

Ahora los autores de la carta abierta de rechazo a las centrales “estadounidenses” son las influyentes y prestigiosas Asociación del Capital Industrial en Bulgaria, la Cámara de Industria y Comercio de Bulgaria, La Confederación de los Empleadores e Industriales búlgaros y la Confederación de los Sindicatos Independientes del país. Los empleadores de la Cámara de Industrias de Bulgaria y los trabajadores asalariados afiliados a la otra importante central sindical en Bulgaria, la Confederación del Trabajo “Podkrepa” se mantienen al margen de la nueva oleada de tensión pero incluso sin su participación, la influencia del resto de las organizaciones anteriormente mencionadas es suficiente para forzar a la autoridades a tomar medidas.

Según las organizaciones en protesta, en contradicción con el derecho de la UE, en virtud de los contratos a largo plazo, los inversores en “AES-3C Maritsa Este 1” y en “Contour Global Maritsa Este 3 “ se beneficiarán, únicamente en el período desde 1 de julio de 2019 hasta el 30 de junio de 2020 de una subvención estatal del orden de 350 millones de euros, sin la aprobación , imprescindible en tales casos, de la Comisión Europea. Las autoridades llevan ya buen rato asegurando tener un plan para zanjar el problema generado por las polémicas centrales térmicas pero aún no ha aparecido claridad con respecto a la suerte que vayan a correr estas instalaciones. Lo que aparece como seguro es que, de momento, no se suspenderá su funcionamiento porque faltan instalaciones suplentes. Sin embargo, lo que también aparece como cierto es que existe una amenaza que se cierne sobre su existencia y que las intenciones de la UE en este sentido no están sujetas a dudas, aplazamientos ni revocación. Por ahora estas perspectiva se mantiene, empero, como remota, y tanto las autoridades competentes de Bulgaria como los dueños de las centrales térmicas “norteamericanas” disponen de tiempo para entenderse como unos auténticos socios para que cada una de las partes obtenga lo que le toca.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más de la sección

Los ganaderos búlgaros se decantan por la cría de aves de corral

El número de ovejas en Bulgaria ha ido disminuyendo y en la actualidad llega a poco más de 987 000 cabezas, mientras que tres años atrás ascendía a 1,3 millones de cabezas, según las estadísticas del portal de datos abiertos. El presidente de..

Publicado el 16/01/22 11:24

La Empresa nacional, descontenta con las compensaciones por la corriente eléctrica cara, y los ciudadanos, amparados por una moratoria

En los últimos meses la energía eléctrica ha ido encareciéndose en forma reiterada. Desde comienzos de 2022 el precio medio de la luz en Bulgaria es de 131,95 euros por MW/h, tras haber sido de 95 euros en julio de 2021 si bien en este..

Publicado el 11/01/22 10:44

El noroeste de Bulgaria sigue hundiéndose en la pobreza y despoblándose

La crisis desatada por la epidemia de Covid-19 ha ido ahondando las distinciones económicas entre la capital de Bulgaria y el resto de regiones del país. Esta es la conclusión del Instituto de Economía de Mercado en su estudio anual titulado ”Perfiles..

Publicado el 10/01/22 11:48
Подкасти от БНР