Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

Vídovden existe para todos los que antaño de él se fiaban

Foto: pixabay

“Haz lo que quieras, pero ya llegará Vídovden y todo se conocerá”. Este popular proverbio búlgaro está presente en nuestro idioma desde tiempos inmemoriales. Conviene aclarar que en las nociones tradicionales de los búlgaros, Vídovden es el día del Juicio Final, que llega para todo el mundo, y en especial para quienes quebrantan a la ligera leyes humanas y divinas. Durante miles de años, la gente ha creído que incluso si el tribunal se equivoca, Vídovden llegará para ponerlo todo en su sitio. Así que lo anterior ha de servir de advertencia de que el mal que uno haga trascenderá más temprano que tarde y será castigado.

También existe una festividad tradicional llamada Vídovden, cuya fecha es invariablemente el 15 de junio. Tiene su más amplia difusión en las zonas occidentales de Bulgaria, así como en Serbia. Se celebra para venerar a Vida, quien, según la creencia popular, es la hermana de los santos Bartolomé y Elíseo, señores de las granizadas. Se cree que en este día no se debe trabajar, ya que, de hacerlo, los humanos provocarían la ira de los santos, que castigarían sus sembrados con granizadas.

Otra creencia reza que los hermanos eran cuatro: Germán, Bartolomé, Elíseo (también llamado Lisé) y Vido o Vidyo. La festividad de Germán es el día 12 de mayo. Ese mismo día, la Iglesia Ortodoxa venera la memoria de san Germán, patriarca de Constantinopla en el siglo VIII y enemigo de los iconoclastas. Según las nociones populares, san Germán es una deidad pagana, señor de las granizadas. Tampoco ese día se debe trabajar.

El 11 de junio, la Iglesia honra la memoria de Bartolomé el Apóstol, quien predicaba en la India como discípulo de Cristo, de quien habría recibido el don de obrar milagros y curar a los humanos. Fue crucificado y murió como mártir en Armenia. El pueblo búlgaro lo veneraba como santo que lo protegía de las granizadas estivales. El día de su festividad en algunas localidades se suelen hacer adivinaciones de cómo serán el año y la cosecha.

El día inmediatamente anterior a Vídovden, el 14 de junio, es el de Elíseo (Lisey, Lisὸ o Lisé). El santo profeta Elíseo, discípulo del profeta Elías, recibió de manos de éste su manto y el don de ser profeta en el momento de la ascensión de su maestro. En la noción popular, Elíseo tiene el don de proteger contra la alopecia. Es, además, un espíritu que lleva la enfermedad, pero también es capaz de curarla. Para el día de Elíseo debe concluir la siembra del mijo. Incluso hay un dicho que reza: ”No cosecharás nada si no han sembrado para el día de Elíseo”. Ese día, que es la víspera de Vídovden, la gente solía salir al campo donde se rociaba de pócimas de plantas curativas y hacía conjuros de curación. Ya después llega el día de la hermana Vida (o del hermano Vidyo). Es curioso comprobar que en el santoral no aparece ningún santo ni santa de similar nombre, pero, con todo, Vídovden se festeja siempre el día posterior al de san Elíseo, el 15 de junio por el nuevo estilo, como también el 28 de junio en el estilo antiguo.

En la época moderna, la festividad se mantiene más bien para reforzar la creencia en el castigo inexorable e ineludible para los pecadores, pero también hay zonas en que todavía se celebra. En Vídovden, la gente debe madrugar para ver salir el sol. Se cree que esto le hace a uno sano y alborozado.

Según la creencia popular, el granizo, al igual que el resto de desastres naturales, ocurre como castigo divino por los pecados cometidos. Es en esto en lo que los estudiosos vislumbran la asociación a Vida y Vídovden: los hermanos son los señores de las granizadas, y la hermana, a su lado, mira y ve lo que cada humano hace.

En algunas regiones de Bulgaria, en Vídovden, las chicas sacaban la ropa que formaba parte de su ajuar y la colgaba de la cerca de su casa para que la viera el sol, así como la gente de la aldea. Una leyenda asocia Vídovden al poder milagroso de ese día de mejorar la visión de los humanos. Por esto, en Vídovden quienes tenían problemas con la visión madrugaban y lavaban sus ojos con el rocío de ramas en verdor.


Este día celebran su onomástica las personas que llevan nombres derivados de Vida y Vido, como Viden, Vídena, Videliná, Vidoslav, Vidoslava, etc.

Versión en español por Mijail Mijailov

Fotos: BGNES, Pixabay

Más de la sección

Signo de honor para la cantante folklórica y pedagoga búlgara Tsvetanka Varimézova

El presidente de Bulgaria, Rumen Radev, ha distinguido con la insignia honorífica del Jefe de Estado a la c antante folklórica  y pedagoga musical Tsvetanka Varimézova , que lleva 40 años en los escenarios y ha ofrecido más de 2.000 conciertos...

Publicado el 12/10/20 19:23

Tódor Tódorov: la enciclopedia viviente del folclore búlgaro

Tódor Tódorov es una verdadera leyenda entre los músicos folclóricos búlgaros. Su conocimiento del folclore búlgaro, sobre todo de las artes escénicas, despiertan el respeto incluso de los expertos más renombrados. No tiene títulos académicos ni..

Publicado el 07/10/20 15:39

En el taller del gaitero artesano de Ródope Ilía Úchikov

La gaita es un instrumento tradicional no solo de los Balcanes, sino también de otros confines de Europa. En Bulgaria se tocan dos tipos de gaita, los llamados dzhurá y kabá, y la montaña Ródope, al sur del país, es conocida por su gaita kabá , que se..

Publicado el 03/10/20 06:05