Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

La música de cine: libertad y desafío

Foto: archivo

Dicen que la mejor música cinematográfica es la que el espectador ni siquiera nota, pero que de alguna manera la vive a través de los personajes y sus acciones y estados emocionales. Esta definición aparentemente extraña la comparte el compositor búlgaro Pétar Dundakov, que ha acumulado una experiencia importante componiendo la música de una veintena de películas.

Se graduó en Filosofía por la Universidad de Sofía y en Composición por el Conservatorio Codarts de Róterdam. Antes de esto estudió piano durante años con afamados pedagogos búlgaros. En los años 90 fue integrante de un grupo de música electrónica, también se dedicó a la producción, y en 2004 hizo sus pinitos en la música para el cine.  

“Todavía estaba estudiando en los Países Bajos cuando me propusieron componer la música para una película nacional. Estaba en Bulgaria para las vacaciones de verano. Recuerdo que tenía miedo del resultado final, pero lo conseguí, aunque no tenía experiencia. En mi opinión, lo importante para la música de cine es lograr vincularla con la trama de la película y construir un tejido musical orgánico, a pesar de las diferencias de los distintos momentos de la acción. Por un lado, se necesita una preparación musical muy sólida y por otro, poder trabajar en diferentes estilos. Para mí la música cinematográfica es la libertad total, y también un desafío para estar a un nivel que permita ser entendido. Yo lo llamo “música con imagen”.

Música para el cine o cine basado en la música ya compuesta: cada artista tiene su propia manera de trabajar. ¿Cuál es la experiencia de nuestro interlocutor?

“Para mí, lo ideal es disponer de una imagen ya terminada para que la música “funcione” con ella. Sin embargo, algunos directores prefieren trabajar con la música ya compuesta, generalmente con una forma establecida, con una canción. Para mí, el contacto con el director es muy importante. Después de todo, lo que hace el compositor es contribuir a la creación de la película. Incluso en la música independiente que compongo la imagen siempre es importante para mí, pero no la literal, sino la que crea una oportunidad para una metáfora más profunda”.

Hace un par de años tuvo lugar el estreno de la película Sublimación del director Víctor Bozhinov, basada en la novela homónima de Milen Ruskov, uno de los largometrajes búlgaros más exitosos de los últimos tiempos, así como uno de los pocos de producción nacional para los que la música se grabó con una orquesta clásica.

“Fue un proceso muy ambicioso para todos nosotros y nadie escatimó fuerzas, talento ni medios y dio lo máximo de sí. Sublimación es un gran paso adelante en mi experiencia como compositor. Lo que logramos entonces como calidad de producción, incluida la música, lamentablemente no se consolidó como un estándar y falta en una gran parte de las películas búlgaras. El problema no radica tanto en los artistas, sino en la situación cultural en el país”.

“Nosotros dos”, del Cuerno de cabra
La conexión de Pétar Dundakov con el cine búlgaro es de larga data: en su infancia participó en una película. También aportó a ello el entorno artístico en que se crió: su padre, Rusi Dundakov, fue escultor, y Pétar conoció a cineastas de diferentes generaciones. Aprecia altamente la música de Stefan Pironkov, Pétar Stupel, Kíril Tsibulka, entre otros compositores que escribieron música para el cine.
“Personas y calles” de la película El muchacho se va
“Me encantan casi todas las películas búlgaras antiguas, y su banda sonora encaja muy bien con la historia. No es que los directores y los compositores fueran mejores entonces. Tal fue el fluir de la cultura. 

Ahora vivimos en una situación en la que aparentemente tenemos a mano distintos modelos empresariales, pero al mismo tiempo la “industria del entretenimiento” se tambalea entre la “ayuda recomendable” del Estado y los patrocinadores privados. Esto genera una situación peculiar en la que los artistas se preguntan constantemente: ¿estoy creando algo simplemente para entretener o algo profundamente original?  No hemos encontrado el equilibrio. Las películas búlgaras creadas en la segunda mitad del siglo XX dejaron una huella profunda en el cine y en la música. Lamentablemente, el recuerdo de ellas se va desvaneciendo cada vez más”.

Suites de música cinematográfica de películas búlgaras de Vili Kazasyán interpretada por la Big Band de Radio Nacional de Bulgaria
Versión en español de Hristina Táseva

Más de la sección

Galardón internacional para Radio Nacional de Bulgaria

Radio Nacional de Bulgaria, BNR, ha sido distinguida con el premio especial del concurso musical internacional “Svetozar Stracina”, por grabación de música folclórica. Es otro reconocimiento más que la Radio obtiene durante los años. El premio..

Publicado el 13/05/21 09:48

Escuchen y elijan sus canciones favoritas de Eurovisión

En 2021 celebramos el 65 aniversario del Festival de la Canción de Eurovisión. Con este motivo nuestros colegas de la Radio y Televisión de Países Bajos NPO han creado una plataforma digital especial en que espectadores y escuchas de los países..

Publicado el 07/05/21 16:05

Bulgaria despide a la cantante Vanya Kóstova

Ha anunciado la luctuosa noticia el compositor Stefan Diomov, con el cual Vanya Kóstova ha realizado algunas de sus temas musicales más bellos. El hijo de la cantante, Boyan Mijailov, con el que ella actuaba a dúo, ha publicado durante varias..

Publicado el 07/05/21 14:46