Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

El arte de aficionados: amor, necesidad y tradición

Grupo folclórico femenino Guermanea
Foto: archivo personal

El 1 de marzo es un día entrañable para todos los búlgaros: es la jornada en la que estamos intercambiándonos mártenitsas. Estos amuletos de hilos rojos y blancos, símbolos de la salud, la fertilidad y la bonanza y que presagian la primavera, son también indicio que ha llegado el Día del Arte de Aficionados en Bulgaria. Se dice que la fecha en la que los búlgaros acatamos la antigua costumbre pagana de la Abuela Marta no ha sido elegida por casualidad. Es que una de las vocaciones esenciales del arte de aficionados es la de conservar las tradiciones y transmitirlas a las generaciones posteriores, evocar recuerdos en los mayores y ofrecer a los jóvenes conocimientos sobre la historia cultural de la nación. Independientemente de su sexo y ocupación, los aficionados dedican una buena parte de su tiempo de ocio a actividades públicas. Lo están haciendo por la sed inextinguible de asomarse a lo bello, rozar lo sensato, elevarse por encima de lo consuetudinario, ser artistas en el escenario, deleitar y prodigar su talento.

Se refieren a esta necesidad también dos de las cantantes del grupo folclórico femenino de aficionados Guermanea, de la casa de cultura de la localidad de Sapareva Baña. Está ubicada en la región de Shope (Centro–Oeste de Bulgaria), y las canciones tradicionales suelen ser a dos voces, en el estilo típico de esa región: disonante, de una sonoridad ”aguda”, que en un principio es capaz de provocar desagrado en quien las oiga, pero pasado algún tiempo, descubrirá la hermosura arcaica de estas canciones.

El canto cautivó hace ya muchos años a Stoyka Kóstova, directora del grupo, que recrea muestras de folclore autóctono. Las cantantes a las que dirige también han incorporado a su repertorio canciones originales compuestas por una paisana suya y dedicadas a Sapareva Baña.

”Se llama ella Nevena Guéleva y ha compuesto dos canciones que con mi compañera Tsvetanka Terzíyska fuimos ensayando y aprendiendo y el verano pasado nos alzamos con el primer premio del certamen Euro Folk en Kiten, a orillas del mar Negro –dice Stoyka– . El grupo Guermanea se formó en 2005, pero yo canto desde que era una colegiala. Recuerdo cómo en los recesos salíamos al patio escolar y cogidas de las manos bailábamos el joró y cantábamos. He terminado estudios en una escuela de formación profesional, soy tejedora, pero me he desempeñado asimismo en toda clase de faenas. Todas acudimos a los ensayos con muchas ganas, cantamos de todo corazón, con amor”.

El grupo dispone de su propio club en el edificio de la casa de cultura. “Ahora por la pandemia rige prohibición de reunirnos, pero nosotras cantamos en casa y esperamos los festivales al aire libre”, comenta Stoyka. Presume de los premios y diplomas que han obtenido por su exitosa actuación en casi todos los certámenes nacionales.

Las canciones que se pueden escuchar en los ficheros audio Stoyka las ha interpretado junto con Tsvetanka, quien lleva en el grupo ya cuatro años. Lleva muchos más años cantando como aficionada. Lo ha hecho en el coro polifónico de la casa de cultura, en el que conoció otra modalidad del arte de la canción. Dice Tsvetanka que nada se puede comparar con la emoción que la invade al entonar los temas antiguos:

“Me gustan muchísimo las canciones autóctonas. Es así quizás por la descripción que hacen de la vida de antaño o por ser cantadas a dos voces, no puedo definirlo con exactitud. En algunas de las canciones mi canto es “de arrastre”, o sea de segunda voz que sostiene un tono. Stoyka y yo también tenemos otros dúos. Cuando canto, es como si me estuviera transformando”.

Las integrantes del grupo Guermanea intervienen asimismo en las reconstrucciones de costumbres y festividades tradicionales de su comarca organizadas por la casa de cultura, en conciertos y festivales en la región y nacionalmente. Lo hacen a su manera: con dedicación y entrega, con humildad y sinceridad. A salir al escenario, sus rostros realmente parecen metamorfoseados.

Versión en español por Mijail Mijailov

Fotos: archivo personal

Más de la sección

95 años del natalicio de Yovcho Karáivanov, prominente cantante de música tradicional búlgara

El ilustre cantante fue un fenómeno de la cultura folklórica búlgara. La magnífica voz teñida de lirismo y el impecable repertorio integrado de temas de la región folklórica de Tracia fueron su “marca registrada” que avalaba una excelsa maestría en la..

Publicado el 04/04/21 09:10

Bordados de la región de Sofía guardan el conocimiento y la sabiduría prehistóricos

Símbolos prehistóricos en los bordados de la región de Sofía es un estudio muy interesante. El libro consta de dos partes y su autora es Yulia Bóeva. Se graduó por la Academia Nacional de Música de Sofía, es doctora en Teoría del Arte y durante años..

Publicado el 24/03/21 16:32

La carrera de caballos en Tódorovden, una tradición inmarchitable

Tódorovden, o Día de san Teodoro, cae siempre una semana después de Sirni Zágovezni , el primer sábado de la Cuaresma. Esta festividad popular, que marca el linde entre el invierno y la primavera, está dedicada a los caballos. Se cree que los ritos..

Publicado el 20/03/21 09:05