Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

Persiste la incertidumbre en torno al porvenir de las centrales a carbón de Bulgaria

Foto: BGNES

Si los recursos del Fondo de Transición Justa de la CE son incrementados, a partir del del 31 de diciembre de 2024 se implantará un Mecanismo de Oro para recompensar a los países que consigan reducir sus emisiones industriales de gases de efecto invernadero. Bulgaria podría beneficiarse de 1.179 millones de euros pero para que sus proyectos sean aprobados para financiación gratuita, deberían versar sobre la diversificación económica, la restructuración o la creación de nuevos puestos de trabajo que ayuden a la transición a una economía climáticamente neutral y circular.

La ambición de la UE de lograr una disminución sostenible de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% para el año 2030 coloca a Bulgaria en una situación difícil. Así lo manifestó el presidente de Bulgaria, Rumen Radev, antes del comienzo de la conferencia del Consejo Europeo, del 24 al 26 de mayo, en Bruselas, y precisó que este país insistirá en que se implanten medidas que defienda la competitividad y garanticen una tolerancia social de la transición verde.

Sin embargo, es curioso conocer cómo contribuyen a ello los 1.500 millones de euros invertidos en el gasoducto “Corriente Truca”, y otros 100 millones, a los efectos de una Compañía Estatal del Petróleo - comenta en una entrevista en Radio Nacional de Bulgaria Ruslan Stefanov, director del programa Económico del Centro de Estudios de la Democracia, quien agrega: ”Efectivamente, existe tal problema, que reclama soluciones a largo plazo, sobre todo, en las regiones afectadas en las que se sitúan las instalaciones de extracción de minerales. Es igualmente un hecho el que en los últimos 10 a 15 años, respecto a los cuales se sabe que este período se está desarrollando, existe una prioridad política manifestada en Europa, que Bulgaria ha suscrito. Hemos aprobado estas decisiones y, al mismo tiempo, seguimos gastando el dinero de los contribuyentes en proyectos que no tienen más objetivo que servir a los intereses geopolíticos de un tercer país, Rusia, que actualmente mantiene unas relaciones pésimas con la UE”.

Bulgaria es todavía uno de los pocos países que no se ha planteado un objetivo claro de cómo transformarán sus regiones hulleras ni cuándo abandonará su dependencia del carbón, expresa contundente Gueorgui Stefanov, experto en problemas del cima, en el WWF, y añade: “A pesar de resultar difícil, Bulgaria debe poner este tema sobre la mesa para poder lograr su financiación y encauzar las inversiones y el capital a la superación de estas dependencias económicas y energéticas. Llevamos bastante tiempo ofreciendo modelos y escenarios a tal efecto, basados en la situación demográfica en las regiones y en las perspectivas y el potencial económicos de las mismas”.

Los fondos hasta ahora invertidos en la transición a una economía más verde y más competitiva no acaban de lograr su pleno potencial puesto que la solución del problema no incorpora en forma simultanea sus tres componentes,que son las personas, los empresarios y el sector de Energía, opina convencido el experto.

Mientras las perspectivas ante el carbón y los combustibles fósiles se van haciendo cada vez más restringidas, va volviéndose cada vez más palpable el papel de otra fuente de energía, el hidrógeno. Recursos del Plan de Recuperación podrían emplearse en la creación de dos importantes centros repartidores - hubs - en los cuales Bulgaria podría producir hidrógeno y habilitar líneas especiales de transportación de hidrógeno a las regiones de Pernik y Stara Zagora, que serán las más directamente afectadas por la llamada Transición Verde:

”El hidrógeno como fuente energética es, en algunos aspectos, más seguro que los carburantes tradicionales - explica la Prof. Daria Vladíkova, presidenta de la Asociación Búlgara ”Hidrógeno, pilas de combustible y conservación de energía” -. Bulgaria es un país geográficamente pobre en combustibles fósiles, pero rico en renovables. Disponemos asimismo de una óptima base científica. Lo que nos falta es un marco legal, y también la sensación de urgencia. Si en los próximos 7 u 8 años no hacemos nada y seguimos aguardando otros 10, nos habremos atrasado”, advierta Vladíkova.

Adaptado por Yoan Kolev a base de entrevistas de Yuliana Kornazheva, de Radio Nacional de Bulgaria (BNR), de Boyka Bratoeva, de la emisora regional de BNR en Bagoevgrad, y la emisora regional de BNR en Stara Zagora.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más de la sección

En Bulgaria se está construyendo una gran fábrica para bicicletas eléctricas

Cerca de la ciudad de Plovdiv han comenzado las obras de construcción de una nueva planta para bicicletas eléctricas y otros vehículos eléctricos de dos ruedas.  Se estima que la inversión superará los 60 millones de euros y creará un millar de..

Publicado el 28/07/21 15:02

Eurohold se convierte en propietario de las siete compañías del Grupo CEZ en Bulgaria

Eurohold ha finalizado la adquisición de las siete compañías del Grupo CEZ en Bulgaria y ahora ya es su propietario, según ha informado el propio Holding. La transacci ón , por un valor de 335 millones de euros, ha sido realizada a través de..

Publicado el 27/07/21 19:29

Las exportaciones búlgaras han aumentado un 20% en el último lustro

En 2020, Bulgaria exportó bienes por valor de 31 800 millones de dólares, una disminución del 4.4% en comparación con el año pre−pandémico de 2019, cuando las exportaciones fueron de 33 400 millones de dólares. Del puesto 60 en 2019, Bulgaria..

Publicado el 27/07/21 14:30