Podcast en español
Tamano del texto
Radio Nacional de Bulgaria © 2024 Todos los derechos reservados

Las reservas piscícolas del mar Negro se reducen palpablemente, alertan científicos de Bulgaria

Foto: archivo

Los habitantes de la ciudad de Varna, capital marítima de Bulgaria y las personas que pueblan las localidades del litoral del mar Negro saben que a una profundidad superior a los 150 metros, este mar es un mar muerto debido a la inexistencia de oxígeno y la capa de sulfuro de hidrógeno. Se preguntan, no obstante, por qué cada año que pasa va bajando la población de rodaballo, una de las especies piscícolas más codiciadas, por qué va desapareciendo asimismo el espadín (Sprattus sprattus). ¿Por qué ha desaparecido de esta cuenca marina el caballito de mar, tan familiar para todos?

Para estas y más preguntas tienen sus respuestas los científicos del Instituto de Oceanología de la Academia de Ciencias de Bulgaria.

”El monitoreo que en los últimos años viene efectuando el Instituto pone de relieve, de verdad, una reducción de las reservas piscícolas de todas las especies en el mar Negro −señala ante la emisora regional de Radio Nacional de Bulgaria en Varna la Dra. Radoslava Békova, autora del informe sobre estos análisis, recientemente presentado−.

Radoslava Békova

En el bienio 2017−2018 se desarrolló un monitoreo piloto a cargo del Instituto de Oceanología. Hemos constatado una contaminación superior al 80% por desechos artificiales de polímeros, o sea de plástico. Son un problema para el rodaballo, al igual que para todas las especies de fondo, las contaminadas aguas residuales vertidas en el mar. La capacidad de las estaciones depuradoras de aguas no está diseñada de manera que, en verano, puedan dar tratamiento al aumento del volumen de estas aguas originado por el mayor número de turistas. Actualmente, por la crisis causada por el coronavirus, colegas nuestros que están examinando la situación dicen que el mar está un poco más limpio, por la falta de muchas personas. Hay que invertir en incrementar la capacidad de las estaciones depuradoras porque todas las aguas están siendo vertidas en el mar Negro.

Aparte tenemos el escurrimiento de ríos grandes como el Danubio y el Kamchia, en las zonas costeras búlgaras del mar Negro. Se trata de ríos de una carga orgánica excesiva de nitrógeno y fosfatos, que provocan el florecimiento de fitoplancton. Éste agota el oxígeno en el agua marina. Si a esto sumamos el aumento de la temperatura del agua en unos tres a cuatro grados centígrados que se produce hasta en invierno, com