Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

“A mi lengua puedo renunciar, pero de mi fe no voy a renegar”

Visita a Búlgarevo, el pueblo de los gagaúzos

Foto: Veneta Nikolova

Al pueblo de Búlgarevo se lo conoce mayormente como destino turístico. Se encuentra emplazado en uno de los rincones más hermosos del litoral búlgaro norte del mar Negro, en proximidad inmediata a la reserva natural y arqueológica Kaliakra y a la reserva Bólata, incorporada a la clasificación mundial de caletas más hermosas del mundo. Sin embargo, son escasas las personas que saben que en Búlgarevo reside una nutrida comunidad de gagaúzos, que guardan su fe y la memoria de su estirpe.

¿Quiénes son los gagaúzos?

Se trata de un grupo étnico que habla un antiquísimo dialecto turco y profesa el cristianismo ortodoxo. Hay gagaúzos en todo el territorio de Bulgaria, pero el mayor número de ellos se concentra en las aldeas gagaúzas en la región de Dóbrudzha, en el noreste de Bulgaria, siendo su capital el pueblo de Búlgarevo. Son escasos los conocimientos sobre este grupo étnico, y la tesis que más ha proliferado sobre su origen es que son descendientes directos de los protobúlgaros.

El cabo Kaliakra

“Las excavaciones arqueológicas realizadas en el Cabo de Kaliakra atestiguan que en la zona se había asentado una población protobúlgara, y sus descendientes viven hasta hoy en día en el pueblo de Búlgarevo, que forma parte del grupo etnográfico de los gagaúzos”, señalaba el historiador ya difunto Bozhidar Dimitrov. No es casual que la gente del pueblo se autodefina como eskí bulgar, o sea, viejos búlgaros. Según cierta teoría, en la época del dominio otomano esta etnia se vio enfrentada a hacer una dura elección.

“Cuando los turcos les perseguían, los gagaúzos encaraban dos opciones: una era renegar de su fe, y la otra renunciar a su lengua –cuenta Maya Chalákova, secretaria de la Casa de Cultura de Búlgarevo–. Escogimos la opción de renunciar a nuestra lengua pero hemos seguido siendo cristianos y hemos conservado nuestra fe.

Iglesia de San Miguel Arcángel

Tenemos en nuestro pueblo dos iglesias: una lleva el nombre de San Miguel Arcángel, y la otra se llama Santos Pedro y Pablo. En esta última está el manantial cuya agua fluye de la gran fuente en el centro de Búlgarevo. Esta fuente es uno de los símbolos de esa localidad de una historia de más de un siglo y medio”.

La lengua de los gagaúzos

El pueblo de Búlgarevo cuenta con unos 1200 vecinos fijos, pero no todos ellos se autodefinen como gagaúzos. La gente mayor, estando en casa, se comunica haciendo uso de la lengua de los ancestros, pero el hilo que enlaza a los moradores del pueblo con el pasado no deja de mermar.

Maya Chalakova, secretaria del centro comunitario de Bulgarevo

“Nosotros hablamos y entendemos la lengua turca, pero nuestro turco no es limpio. Es, simple y llanamente, gagaúzo. Muchas personas, sobre todo la gente joven, ya lo desconoce –comenta Maya Chalákova–. En el pasado los turcos nos llamaban gâvur (káfir, «infiel» o «no creyente») porque no habíamos renegado de nuestra fe”.

En el frescor de la mañana un grupo de hombres está tomando sol en un banco delante del edificio del ayuntamiento. A la pregunta de si son gagaúzos, uno de ellos, Dimítar Ilíev, responde:

“En el pueblo hay tanto gagaúzos como búlgaros. Yo soy gagaúzo. En casa hablamos en turco, en gagaúzo. ¿Cuál es la diferencia? Dicen que la diferencia entre el turco y el gagaúzo es tan tenue como es una de las membranas que envuelven la cebolla –bromea Dimítar–. Por lo demás, los gagaúzos somos gente hospitalaria y bonachona”.

¿Qué ha quedado de la cultura, hábitos y costumbres de los gagaúzos de antaño?

Ha quedado muy poco. Hay algunos manjares típicos gagaúzos, de elaboración casera, que se ofrecen en las casas de visitas del pueblo. En el edificio de la Casa de Cultura se ha montado una modesta colección etnográfica integrada por objetos y enseres auténticos de uso cotidiano, entre los que se pueden ver una mesita de madera de tres patas, un telar, un huso, trajes antiguos, una cuna mecedora, fotos amarillentas y más recuerdos de un pasado que palidece.

La colección etnográfica en el centro comunitario de Bulgarevo

En cambio, el vistoso folclore de la genuina comunidad de los gagaúzos están siendo frecuentemente resucitado en las actuaciones del conjunto de danzas de la Casa de Cultura de Búlgarevo.

Fotos: Veneta Nikólova

Versión en español por Mijail Mijailov

Más de la sección

Bulgaria rinde homenaje a la memoria de las santas Sofía, Fe, Esperanza y Caridad

El 17 de septiembre la Iglesia Ortodoxa de Bulgaria rinde homenaje a las santas mártires Sofía, y sus hijas ,Fe, Esperanza y Caridad. Se rinde tributo a las virtudes que apuntalan al ser humano: la sabiduría, la fe, la esperanza y la caridad. La..

Publicado el 17/09/21 10:05

Efeméride: Exaltación de la Santa Cruz

El 14 de septiembre la Iglesia Ortodoxa Búlgara celebra la Exaltación de la Santa Cruz o el Día de la Cruz. Es una de las doce grandes fiestas cristianas en que se conmemoran acontecimientos del llamado círculo evangélico. A diferencia de las..

Publicado el 14/09/21 08:05
Entrada del príncipe Alejandro I en Plovdiv, 10 de septiembre de 1885

El 6 de septiembre de 1885 Bulgaria vuelve a convertirse en un Estado unificado

El 3 de marzo de 1878 se cumplía el sueño largamente anhelado por los patriotas búlgaros: después de la presencia de cinco siglos del Imperio Otomano en Bulgaria, el país volvía a ocupar su lugar en el mapa político europeo. La libertad por fin había..

Publicado el 06/09/21 07:05