Webcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

De visita a la aldea de Komarevo: para qué alcanzan 750 euros al año

Foto: BNR Varna

La aldea de Komarevo está en el noreste de Bulgaria, a 10 kilómetros de la ciudad de Provadia, en el litoral derecho del río Glavnitsa. Komarevo es una aldea común y corriente pero tiene una historia bastante larga. La casa del alcalde, Dimo Todorov, está enfrente de la alcaldía. Hace años trabajaba como profesor de primaria en la escuela local pero ésta fue cerrada en 2008 y las cosas para Dimo Todorov cambiaron drásticamente: 


“Las personas jóvenes abandonaron la aldea y ahora aquí viven solamente ancianos. La aldea está muriendo y las vías de manutención son muy reducidas. Antes en cada casa se cultivaba vid, se criaban gallinas, ovejas y otro ganado. La cría fue prohibida a causa de la peste africana. Nos advirtieron que para los infractores habría multas y si uno deja de ocuparse de la cría de animales en uno o dos años después pierde de rutina y no puede retomar esta ocupación. En Komarevo había muchas personas jóvenes pero todos se mudaron a vivir en otras ciudades búlgaras y en el extranjero. Tenemos solamente dos tiendas. Existen todavía la casa de cultura y un club de jubilados pero ya nadie los visita. Últimamente a causa del coronavirus las personas parece que están asustadas, no salen a la calle, no se reúnen en los bancos frente a sus casas como era antes. No tenemos presupuesto ya el ayuntamiento de Provadia nos asigna 750 euros al año. Con este dinero compramos bombillas eléctricas y procuramos llevar a cabo una obra de reconstrucción. Nada más”.

Sí, suman apenas 750 euros los medios de los que dispone durante el año Dimo Todorv como alcalde de Komarevo. Por esto la alcaldía no puede hacer mucho: este dinero basta solo para mantener limpio el centro de la aldea.

El nombre de la aldea deriva del vocablo búlgaro para mosquito (komar). Una leyenda cuenta que el río Glavnitsa corría cerca de la aldea y en caso de inundaciones solía derramarse por toda la llanura. Se formaban pantanos que se convirtieron en invernaderos de mosquitos. A juicio del alcalde Dimo Todorov, hay otra versión sobre el nombre de Komarevo. Este proviene del vocablo komarnk, una palabra turca que significa pequeño chalé. Se desconoce la fecha en que se asentaron los primeros habitantes de la aldea pero hay datos de que durante la invasión de los osmanlíes (finales del siglo XIV) Komaevo ya existía como una pequeña aldea de 15-20 casas que estaba rodeada de bosques coníferos. 

Ha quedado en el pasado de Komarevo la iglesia San Atanasio, que fue construida en 1870. Era un templo excavado en la tierra, algo típico de las construcciones de la época del dominio otomano en las tierras búlgaras. Los vecinos de la aldea se vieron obligados a destruir la iglesia porque sus muros se desplomaron.

En el parque enfrente a la alcaldía hay una placa conmemorativa in memoriam de 50 soldados búlgaros que perdieron la vida entre 1912 y1918. Parte del glorioso pasado de Komerevo es la casa de lectura, que posee casi 900 tomos de literatura. Fue fundada en 1923 y lleva el nombre de Paisio de Hilandar, que echó los cimientos del Renacimiento búlgaro con su libro Historia Eslavo-Búlgara. En la casa de cultura hay un salón para 250 personas que hace tiempo que no se utiliza. Su vestíbulo está convertido en un pequeño museo en que hay maniquí es vestidos de trajes típicos tradicionales búlgaros  y distintos utensilios del pasado. En las paredes cuelgan los diplomas de los grupos de canto de Komarevo que tomaban parte en un gran número de festivales y concursos nacionales. 

Todo esto forma parte del pasado de Komarevo cuando la aldea rebosaba de vida y no existía ni un trozo de tierra no labrada. Hoy sus habitantes se sienten abandonados. Un médico visita la aldea una o dos veces por semana y los ancianos cuentan con la ayuda de sus vecinos para ser transportados al hospital en caso de necesidad. Hay 70 casas deshabitadas que se están destruyendo. El edificio de la antigua escuela fue comprado por unos extranjeros pero recientemente sufrió un incendio. Lamentablemente los jóvenes no ven motivos para regresar a Komarevo.

Por Alexander Yordanov, de la emisora regional de Radio Nacional de Bulgaria en Varna

Versión al español de Hristina Táseva

Fotos: BNR Varna

Más de la sección

Un nuevo proyecto del Comité Helsinki de Bulgaria ayudará a víctimas de violencia doméstica

“Muy a menudo las instituciones rechazan a las víctimas de la violencia doméstica y restan importancia a lo que les ocurre, sin entender que una bofetada o un golpe, incluso seguidos de reconciliación entre quien sufrió el daño y el violento, es solo..

Publicado el 20/10/21 12:45

Un portal en línea procura la aproximación entre los ciudadanos, las autoridades locales y las instituciones europeas

El proyecto “TheMayor.UE, el portal europeo para ciudades y ciudadanos” ha sido el ganador búlgaro del Premio Ciudadano Europeo 2021. El galardón es otorgado por el Parlamento Europeo por la aportación hecha al fomento del buen entendimiento y la..

Publicado el 18/10/21 13:23

La trucha balcánica, una especie amenazada para la cual se cuenta con campaña concreta de repoblación

Un tramo de 10 kilómetros de un afluente del río Iskar ha sido repoblado con 10.000 alevines de trucha, en el marco de la edición 2021 de la iniciativa “Dar una oportunidad a la trucha balcánica”. Esta especie de trucha es uno de los peces más amenazados..

Publicado el 17/10/21 10:05