Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

El Día de Lázaro

La Escuela para muchachas “lázarka”: una vivencia inolvidable en el Museo de Étara

7
Foto: Museo de Étara

Muchachas vestidas con hermosos trajes tradicionales de la región de Gábrovo, con coronas de sauce llorón en la cabeza y canastas llenas de flores en las manos, recorrerán en este día festivo las callejuelas de  Museo Etnográfico al Aire Libre Étara. Son las alumnas de la Escuela para muchachas lázarka, única en Bulgaria.

La idea de este programa educativo surgió en 2010 cuando el Museo de Étara decidió revivir la costumbre tradicional lazarúvane para familiarizar a las niñas con esta fiesta tradicional y presentarla ante el público.

Lazarúvane es un rito de iniciación de las jóvenes. Se practica el Sábado de Lázaro que, en el cristianismo oriental, es una fiesta móvil antes del Domingo de Ramos y celebra la resurrección de Lázaro de Betania. Habiendo pasado por este rito, las muchachas pueden comportarse públicamente como jóvenes casaderas, tienen derecho a endomingarse, a vestir camisas adornadas con prolijos bordados y a ser pedidas en matrimonio”, explica Violeta Yáneva, coordinadora de los eventos en el Museo de Étara. Según la creencia tradicional, la joven que no haya participado en el rito lazarúvane no es casadera: no puede acudir a tertulias ni puede contraer matrimonio.

La fiesta del Día de Lázaro está dedicada al amor y la fertilidad. Se celebra el sábado antes de Domingo de Ramos y los preparativos para la práctica del rito lazaruvane comienzan a mediados del ayuno de Semana Santa. En el transcurso de tres semanas las muchachas son familiarizadas con el simbolismo de esta costumbre, aprenden canciones y danzas rituales, hacen coronas de flores primaverales con las que se adornarán el día de la fiesta.


Procuramos acercarnos al máximo a lo que hacían nuestros ancestros. La finalidad es que las muchachas conozcan la costumbre de lazarúvane y tengan una vivencia auténtica el día de la fiesta”, dice Violeta Yáneva. “Lo característico de las canciones para el Día de Lázaro es que las hay dedicadas a cada uno de los miembros de una familia: la joven casadera, el mozo en edad de casarse, la novia… Hay también canciones especiales que las muchachas lazarka entonan al visitar la casa del alcalde o del cura del pueblo. Ya que las canciones son muchísimas, hace falta un buen tiempo para aprenderlas”.

El propio Día de Lázaro las muchachas participan en la recreación de esta costumbre, que se realiza en el museo ante un público multitudinario. Las lázarka recorren los talleres y bendicen con danzas y canciones a los maestros artesanos, que son elemento inseparable de la fiesta.


Ésta continúa también al día siguiente: Domingo de Ramos, cuando se ejecuta el último elemento de la costumbre lazarúvane, consistente en elegir a la madrina de las muchachas que participarán en el rito el año siguiente.


Las lázarka se dirigen al río y tiran al agua simultáneamente las coronas que tejieron el día anterior con ramitas de sauce llorón. La joven cuya corona se adelante a todas las demás es elegida madrina. Será la que al año siguiente liderará a las lázarka. Se cree que será también la primera en casarse durante el año”, refiere Violeta Yáneva.

En la primera edición de la Escuela para muchachas lázarka participaron una decena de chicas. En 2019 fueron una treintena y el año en curso su número es más de medio centenar. Por primera vez los organizadores decidieron ampliar el alcance de la escuela y, además de las de Gábrovo, incluyeron en la práctica del rito a muchachas de las ciudades vecinas de Dryánovo y Tryavna.


Por tradición hacían de lázarka las niñas mayores de 12 años. Nosotros aceptamos en la escuela a muchachas de 14 a 18 años y ésta es la principal condición para que puedan participar en el rito”, explica Violeta Yaneva. “De hecho lazarúvane es una ceremonia con la que la muchacha traspasa el límite de la adolescencia y se convierte en mujer, y declara que ya está preparada para comprometerse y crear una familia. Por eso la participación de niñas muy pequeñas en el rito de las lázarka es impropia de la tradición. A las personas que desconocen el significado de este rito les parece muy simpático que niñas pequeñas vestidas a la usanza tradicional canten y bailen en el Día de Lázaro, pero no es ésta la esencia de la costumbre”.

El esmero de las muchachas que completan con éxito el programa educativo de la escuela es premiado con un certificado especial que acredita que ya son jóvenes casaderas y pueden contraer matrimonio, el cual, desde luego, no deja de ser un documento de mero valor sentimental.


Versión en español de Raina Petkova

Fotos cortesía del Museo de Étara

Galería

Más de la sección

El Día de san Elías el pueblo búlgaro venera a este profeta como santo del granizo

El 20 de julio, la Iglesia ortodoxa rinde homenaje al profeta del Antiguo Testamento Elías, descendiente de Aarón. El pueblo búlgaro llama a esta festividad Il í nden , o sea Día de Elías, y a san Elías se le venera como uno de los santos..

Publicado el 20/07/22 10:58

La reunión de Tsarnogor presenta las tradiciones, el folclore y el modo de vida moderno en la región de Gráovo

Música folclórica típica del oeste de Bulgaria sonará durante dos días en los prados del monasterio de Tsarnogor santos Cosme y Damián, en proximidad a la aldea de Guíguintsi. Por cuarta vez durante la reunión folclórica En el Corazón de Gráovo se..

Publicado el 16/07/22 11:10

Valkana Stoyánova, máxima exponente del canto tradicional búlgaro

El mes de julio de 2022 se cumple el 100 aniversario del natalicio de la insigne cantante tracia Valkana Stoyánova   que en vida era una auténtica leyenda. La folclorista María Kúteva escribió para ella: “La maestría con la cual interpreta las..

Publicado el 16/07/22 09:05