Podcast en español
Tamano del texto
Radio Nacional de Bulgaria © 2024 Todos los derechos reservados

Un documental sobre el profesor Dimitar Atanasov nos recuerda la “historia perdida” de Bulgaria

Antoaneta Bachúrova: el diálogo sobre el anti-comunismo no está pasado de moda, ni debe terminar

Foto: VIP MEDIA Film

“Y no hay camino, ni hay tren - sino que, cual guijarro desprendido, permaneces parado apretando en tu mano el tallo arrancado, hasta la raíz ”. Este verso del poeta búlgaro Boris Hristov, parte de su poema “Parada cardíaca”, ha sido hoy la inspiración para el título de una historia cinematográfica. Una historia sobre el pasado de Bulgaria, sobre la memoria, el olvido y sobre el papel de la educación en nuestro camino hacia un futuro más prometedor.

A finales del pasado mes de agosto, como parte de la programación del 39º Festival de las Artes "Apollonia", fue proyectado en la ciudad de Sozopol el documental "Arrancados de raíz" - el último proyecto cinematográfico de Antoaneta Bachúrova y Vladimir Lyutskanov. Se trata de un relato dramático sobre aquellos grandes acontecimientos históricos cuyas consecuencias, aunque pasen desapercibidas en nuestras conversaciones, nos siguen afectando aun en el siglo en que vivimos. Esta película cuenta la historia del notable científico búlgaro, el prof. Dimitar Atanasov Strigachev, que completó sus estudios en Estados Unidos para convertirse más tarde en fundador de las bases de la fitopatología búlgara, en fundador de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Sofía, y en un científico con una irreprochable contribución a la ciencia mundial.

El prof. Dimitar Atanasov como estudiante en EE. UU., 1919

Con apenas 23 años, este búlgaro nacido en el pueblo de Gramada, Vidin, se convirtió en el primer agrónomo búlgaro en graduarse en una universidad estadounidense, en la Facultad de Agricultura de la ciudad de East Lansing, Estado de Michigan. Se graduó con matrícula de honor, terminando sus estudios en tan sólo dos años y medio, en lugar de los cuatro que duraba la carrera. Esto le abrió las puertas para realizar trabajos de investigación en el Departamento de Fitopatología de la Universidad de Wisconsin, donde hizo descubrimientos fundamentales en el campo de las enfermedades de las plantas. Entre los años 191