Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

250 años de la creación de “Historia eslavo-búlgara”

"Paisii de Jilendar" de Koiu Dénchev
Foto: Архив
En el lejano 1762, en su celda en el Sagrado Monte Athos, un monje búlgaro, llamado Paisii, terminaba un libro al que la historia había deparado un destino inusual. Cerca de 370 años después de que Bulgaria cayera bajo el dominio osmanlí, el pasado glorioso del país había sido casi olvidado. Habían caído en el olvido las obras de los ancestros, de los reyes y patriarcas búlgaros. En el prólogo de su libro titulado “Historia eslavo-búlgara”, Paisii de Jilendar se dirigió a sus compatriotas así: “Leed y sabed, para no ser objeto de burlas y reproches de otras tribus y pueblos. Me encariñé extraordinariamente con el pueblo y la patria búlgaros y con mucha labor me dediqué grandes esfuerzos a recopilar libros e historias hasta reunir la historia de los búlgaros en este librito para vuestro beneficio y alabanza. Lo escribí para vosotros quienes amáis su pueblo y la Patria búlgara. Copiad esta historia y pagad para que se la copien quienes sepan escribir, y guardadla para que no desaparezca”.

El Monasterio de Jilendar de Tsanko Lavrenov

La obra de Paisii está cargada de enorme energía patriótica. Sin embargo, la aparición de esta obra emblemática no es un fenómeno aislado. Sobre la historia búlgara ya habían escrito en el siglo XVII sus ensayos los clérigos católicos Mavro Orbini y Petar Bogdan Bakshev, el pintor y hombre de letras Hristofor Zhefarovich, en el siglo XVIII el monje franciscano Blasius Kleiner. Son las personalidades que habían abonado el terreno para la aparición de la Historia eslavo-búlgara, un momento crucial para el pueblo búlgaro.


El libro de Mavro Orbini “El reino de los eslavos”, editado en Italia en 1601

“La mitad del siglo XVII es una época muy interesante. Por un lado, es un período de ofensiva helénica, dice a Radio Bulgaria Alexander Moshev del Museo Nacional de Literatura. A través de su poder espiritual el Patriarcado Ecuménico aceleró los procesos de influencia griega en la sociedad búlgara. Paisii es famoso por la expresión “Oh, necio insensato, ¿por qué te avergüenzas de llamarte búlgaro y no lees ni hablas tu propio idioma?” que dirigió a los compatriotas que querían adoptar la cultura helénica y renegar de la búlgara. En el año 1767, unos años después de la creación de Historia eslavo-búlgara, fue eliminado el último pilar espiritual del pueblo búlgaro, el Obispado de Ojrid. Por otro parte, desde Europa Occidental penetraban ya los impulsos de la Ilustración. Las ideas de Voltaire y Rousseau ya eran un hecho. En los Balcanes se fue generando un cuadro político, cultural y religioso muy interesante en el que fueron apareciendo personalidades como Paisii”.

Su libro jugó un papel crucial para el Renacimiento Nacional (siglos XVIII y XIX). Paisii recorrió las tierras búlgaras llevando su obra con el objetivo de que fuera copiada y leída por los búlgaros.

Original de la página titular de “Historia eslavo-búlgara”

“Se conoce que el libro original tiene unas 70 copias. Hoy se conservan unas 45 variantes que han llegado a nosotros con el transcurso del tiempo. Los copistas fueron personas del rango del famoso literato, folclorista y político Petko Slaveikov, o del prócer Hristaki Pavlovich, dice el especialista del Museo Nacional de Literatura. De hecho, la primera copia, de 1765, es una obra del gran prócer nacional, Sofronii Vrachanski; la última, de 1882, es del Kostadin Chuchulain de la ciudad de Bansko. Es enorme el período cronológico que abarcan las copias de esta Historia eslavo-búlgara. Su existencia en copias es muy importante porque ellas encarnan la actitud de cada copista y de las personas que habían escuchado la lectura de esos textos. Dado el nivel de alfabetización en aquel entonces, la gente se reunía para oír la lectura de la historia en voz alta. Así la idea de la conciencia y identidad nacional de los búlgaros llegó a un amplio grupo de personas”.

En cuanto a la personalidad de Paisii, podemos decir que cierto punto él se quedó en la sombra de su Historia eslavo-búlgara. Los datos sobre su vida son escasos. Tenemos la información que da su libro, las crónicas del Monasterio de Jilendar y algunas cartas. Parece que el destino decidió poner el foco sobre la obra y no sobre la personalidad de Paisii. En los siglos XIX y XX surgieron varias hipótesis acerca de cuál fue el lugar natal del monje historiador. Compiten por serlo la ciudad de Bansko, el pueblo de Dospey cerca de Samokov y la aldea de Kralev dol, cerca de Pernik. Según el prefacio escrito por el historiador Patar Dinekov de la edición de la Historia de Paisii de 1972, la mayoría de las hipótesis se inclinan por considerar la ciudad de Bansko como el lugar natal más probable de Paisiy de Jilendar. Ase conoce que él nació en la primavera de 1722 y se considera que falleció en el año 1773 en el pueblo de Ambélino, parte de la actual ciudad de Asenovgrad, en el sur de Bulgaria.

Ediciones de “Historia eslavo-búlgara” del s. XX

Paisii de Jilendar fue canonizado por la Iglesia Ortodoxa Búlgara en 1962. El Museo Nacional de Literatura dedica una exposición al 250 Aniversario de la creación de la Historia eslavo-búlgara y al 290 Aniversario del nacimiento de su autor. En mayo la muestra fue montada en la Biblioteca capitalina y más adelante varias ciudades búlgaras. Presenta la tradición búlgara de escribir crónicas desde la Temprana Edad Media hasta la época de Paisii en Bulgaria y las fuentes que utilizó Paisii para redactar su obra. La exposición refleja también las discusiones sobre la vida y la biografía de Paisii, así como la repercusión que tuvo su Historia eslavo-búlgara. No es casual que, además de varias copias, el libro tiene también bastantes ediciones. Hoy en día estudiantes de diferentes puntos de Bulgaria están haciendo copias de la Historia eslavo-búlgara en homenaje a Paisii y su obra, emblemática para el Renacimiento Nacional y la identidad nacional de los búlgaros.

Versión en español por Vésela Petrova
По публикацията работи: Veneta Pavlova

Más de la sección

El metropolitano Cipriano: “El contacto con la música sacra es un contacto con Dios”

Existen muchas vías por las cuales Dios puede entrar en nuestros corazones y una de ellas es mediante el verbo envuelto en música. Esta es la razón por la cual los cánticos ortodoxos forman parte de la Santa Liturgia y de este modo..

Publicado el 12/06/22 13:05

El Día de Difuntos antes de Pentecostés, segundo sábado del año en que Bulgaria venera a los idos

Hoy celebramos el Día de Difuntos antes de Pentecostés que, como siempre, cae en sábado y es el día en que recordamos y oramos por las almas de los que ya no están entre nosotros. En los templos, después de la Liturgia Divina se oficia una misa..

Publicado el 11/06/22 10:05
Mustafa Kemal Ataturk

Inauguración de una muestra dedicada a la vida en Sofía de Ataturk, el fundador y primer presidente de la República de Turquía

Una exposición titulada Los d ías de Mustafa Kemal Ataturk en Sofía (27 de octubre de 1913 – 2 de febrero de 1915) será inaugurada este lunes 6 de junio en la sala de exposiciones Archivos de la capital búlgara en presencia de la vicepresidenta..

Publicado el 06/06/22 07:30