Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

Homenaje a la gran cantante folklórica búlgara Nadka Karadzhova

Foto: Archivo

El ruiseñor es una especie de símbolo de la fama mundial como cantante de Nadka Karadzhova, expresado mediante su brillante timbre de soprano. Prueba de ello son sus canciones emblemáticas “Dragana y el ruiseñor”, “Canta el ruiseñor”, así como el Cuarteto “Slavey” (en español, ruiseñor) que creó. Este mes de marzo la cantente, que falleció en 2011, cumpliría 80 años. Su nombre se destaca entre los de toda una pleyade de legendarias cantantes búlgaras de dotes vocales excepcionales.

Nadka Karadzhova nació en la aldea de Tri Voditsi, en la provincia de Pázardzhik (suroeste de Bulgaria), en el seno de una antigua familia de músicos en la que todos cantaban, y la música folklórica era parte de la vida cotidiana y de los días festivos del pueblo.

En 1952, cuando apenas tenía 15 años, su talento fue notado por el renombrado compositor búlgaro Filip Kutev –fundador y director del homónimo conjunto folklórico– durante un festival de aficionados en la ciudad de Plovdiv. En 1953 Nadka ya formaba parte de la prestigiosa formación a la que dedicaría 40 años de su vida.


Un momento glorioso en la carrera de la cantante fue la emisión, durante tres meses, del tema “Está balando el cordero” en un programa de Radio BBC–Londres en 1979. Debido al gran interés, después fue lanzado un vinilo con dos canciones; una es el ya conocido registro pero bajo el título de “Bleating Balkan Lambs” (El balido de los corderos de los Balkanes).

Sensación musical causó también una de las giras japonesas con el Cuarteto "Slavey". En el País del sol naciente se han emitido una serie de álbumes, llamados La polifonía búlgara, con interpretaciones del Conjunto "Filip Kutev", junto con registros de Nadka Karadzhova, el Cuarteto "Slavey" y las Hermanas Bíserov. Otra canción de Nadka Karadzhova, titulada “Canta la avecilla”, ha sido incluida en los manuales japoneses y los niños nipones la estudian en las clases de música.

La voz extraordinaria de Nadka Karadzhova y su talento de cantar en conjunto aportaron a los éxitos de los coros "Voces cósmicas" y "Las grandes voces búlgaras" de los que también fue solista. El archivo sonoro de Radio Nacional de Bulgaria guarda unas 300 grabaciones en solitario de su repertorio con música de la región de Pázardzhik. Su técnica vocal a la hora de interpretar las lentas canciones de siega es admirable.

La cantante fue galardonada con los principales premios estatales, las órdenes "Cirilo y Metodio" y "Stara planina", y los premios "Pluma de Oro" y "Nestinarka" (éste último del Festival Internacional de Folklore de Burgás), entre otros.

Con motivo del 80 aniversario del natalicio de Nadka Karadzhova, y en la víspera de uno de los conciertos, celebrados en Radio Nacional de Bulgaria, Svetla Karadzhova, hija de la gran intérprete folklórica dijo:

Para mí el 80 aniversario de mi madre es un homanaje al espíritu y el folklore búlgaros. Tenemos que hablar de ella y de las demás cantantes de su generación que hicieron la gloria de Bulgaria presentando por primera vez el folklore búlgaro en todos los grandes escenarios del mundo. Es una misión extraordinaria. Tenían un gran talento, y también la oportunidad de hacerlo. Mi madre solía decir que el folklore búlgaro es como un templo cuyo umbral hay que cruzar con mucho respeto y admiración por la sabiduría de nuestro pueblo. Hay que se aproximarse a él con cuidado. Decía, además, que la gente debe ser buena porque las personas malas se vuelven feas. La bondad del ser humano salta a los ojos. Su sonrisa, abierta hacia la gente, era para mostrarme que la generosidad es el arma más fuerte. También con voluntad y mucho amor ella creó una mini sociedad: el Cuarteto "Slavey". Filip Kutev comentaba que no todo el mundo era bueno para actuar en cámara; para eso se necesita tener buen oído, mucha disciplina y ser capaz de aprender rápidamente. Sin embargo, ella era dotada de estas cualidades. Con enorme placer y responsabilidad continúo la misión del Cuarteto "Slavey". Hemos restaurado algunas antiguas canciones de mi madre arregladas por Filip Kutev. Seguiremos con canciones compuestas por Krasimir Kyurkchíyski, Stefan Dragostinov y Kosta Kolev. Muchos de nuestros conciertos este año están dedicados a mi madre. Actualmente trabajamos con cantantes pop en actuaciones futuras. Invertimos mucho esfuerzo en el proyecto "Música para plaza"; se trata de conciertos de verano al aire libre dedicados al 80 aniversario de mi madre.

Versión en español por Daniela Radíchkova

Más de la sección

La meseta de Devetashko se convierte en el centro del jazz

Desde el año 2015, el prado entre las aldeas de Gorsko Slívovo y Karpáchevo (región de Lovech, centro norte de Bulgaria) acoge a mediados de junio a los amantes del jazz para la edición consecutiva del Festival Jazz bajo las Estrellas de la Meseta de..

Publicado el 19/06/21 10:25

“No more”, el nuevo éxito de Poli Guénova

Poli Guénova, una de las más exitosas cantantes pop búlgaras, acaba de estrenar su nueva canción “No more”. El nombre de la intérprete de “A despecho” , “Días salados”, “ If Love Was a Crime” (Si el amor fuera un crimen), entre otros, está vinculado..

Publicado el 18/06/21 11:14

El concierto Rapsodias, de la Orquesta Sinfónica de Radio Nacional, sonará en cuatro continentes

El concierto de la Orquesta Sinfónica de Radio Nacional de Bulgaria, dirigida por Mark Kadin, será transmitido en la alianza mediática global Euroradio en Europa, Asia y América del Norte. El evento tiene lugar el 18 de junio en la Sala Bulgaria de Sofía...

Publicado el 13/06/21 11:05