Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

La antigua botica del Dr. Antoniadi en Plovdiv

Foto: Facebook / Plovdiv Old town official

Formados en el conocimiento moderno de las universidades europeas, los farmacéuticos diplomados de las tierras búlgaras dirigían la mirada también a los recetarios de antaño. Y mientras en el s. XIX colocaban las bases de la ciencia farmacológica, seguían confiando en los dones de la naturaleza: hierbas medicinales, minerales, grasas naturales.

En 1872, el doctor Sotir Antoniadi, egresado de la Universidad de Viena, inauguró una de las primeras farmacias en Plovdiv. En los bajos de su casa en el Casco Antiguo de la ciudad preparaba remedios basados en la tradición popular, pero creando también nuevas formas de medicamentos como pastillas, tabletas, glóbulos, supositorios.

Hoy en día, la botica de antaño se ha convertido en el Museo Hipócrates, que relata la historia de los primeros pasos de la farmacia moderna de finales del Imperio Otomano y las primeras décadas de la patria liberada. La colección es obra de un grupo de farmacéuticos de Plovdiv de los años 80 del siglo pasado que recorrieron en su momento toda la Bulgaria del Sur para reunir muestras originales y recrear el ambiente de la época.

“Los medicamentos se preparaban en la farmacia únicamente con productos naturales, sin nada sintético –cuenta Taña Yordanova, guía turística del Instituto Municipal Antigua Plovdiv– . Si bien los farmacéuticos utilizaban ya recetarios, respetando las dosis hasta el último miligramo, no dejaban de tener bien claras las tradiciones de curanderos y herboristas. Las cualidades medicinales de las plantas se conocían desde la Antigüedad, de lo cual es un testimonio la obra de Pseudo–Dionisio Aeropagita”.

Para poder estudiar en universidades europeas, los futuros farmacéuticos debían haber trabajado obligatoriamente de ayudantes en boticas durante algunos meses. Gracias a este requerimiento, no llegaba al gremio una persona cualquiera, puesto que con anticipación había puesto a prueba su afición e interés por el oficio.

“Poco después de la Liberación de Bulgaria de la dominación otomana, en la Rumelia Oriental, donde se encontraba Plovdiv, el precio de los fármacos se determinaba por un reglamento –prosigue Taña Yordanova– . O sea que los farmacéuticos no podían vender ni más barato, ni saltarse el límite fijado. Pero la mayor parte de las personas, además de ser muy estrictas en la preparación de los medicamentos, tenían ética. Así que la farmacia no era comercio”.

Un solo escalón separaba la calle del local en que el Dr. Antoniadi examinaba a los pacientes para luego recetarles medicinas. El primer piso de su antigua morada alberga hoy un local comercial y una pequeña pieza con recipientes e instrumentos para la labor farmacéutica. En el nivel superior se encuentra el museo en sí, entre cuyos objetos expuestos más interesantes figuran los del llamado “juego real” de 1890 con potes de porcelana en los que se preparaban los medicamentos para la familia del zar Ferdinando.

Nos enorgullecemos especialmente de un recetario que es considerado el primer libro de medicina impreso en nuestro país, escrito en eslavo–búlgaro eclesiástico –comenta Taña Yordanova– . Fue publicado en 1845 en Bucarest y consta de dos partes: una de plegarias y otra de recetas médicas. Según una hipótesis, en este libro están incluidas las recomendaciones sanitarias del ermitaño san Iván de Rila, considerado el protector del pueblo búlgaro, nacido en 946. Pero es más probable que se haya servido de ellas el letrado Neófit de Rila (nacido en 1793, en Bansko). Otra muestra interesante es una balanza elaborada en Viena, con el sello imperial del águila de alas desplegadas. En nuestra colección tenemos también a la “bisabuela” de las jarras de agua filtrantes: un filtro de cerámica para depurar el agua con el principio del carbón activado, elaborada en 1830 en Manchester. Pero acaso el objeto que más llama la atención sea la caja metálica de contabilidad, norteamericana, de la segunda mitad del s. XIX, que tiene las teclas en cirílico. Atesoramos asimismo una muestra posterior: un biombo con caricaturas originales del renombrado artista Borís Dímovski, natural de la zona de Plovdiv”.

La farmacia antigua funcionó hasta la década de los años 20 del siglo pasado. Sin embargo, hoy todavía podemos recoger alguna hierba medicinal en el jardín donde el doctor seleccionaba las hierbas más adecuadas para la dolencia de cada paciente.

Versión en español de María Páchkova

Fotos: BGNES, Facebook / Plovdiv Old town

Más de la sección

El primer edificio del BNB, a principios del siglo XX

El edificio del Banco Nacional de Bulgaria cumple 85 años

En el centro de Sofía , en proximidad al llamado Triángulo del Poder comprendido entre las sedes de la Presidencia de la Nación, el Consejo de Ministros y la Asamblea Nacional, se encuentra uno de los edificios más vigilados de la capital: el del..

Publicado el 21/10/20 15:37

Bulgaria venera la memoria del “ángel en la tierra” san Juan de Rila

El 19 de octubre, la Iglesia Ortodoxa Búlgara celebra el solemne traslado de las reliquias de san Juan de Rila a Sredets (la actual capital de Bulgaria, Sofía) y su canonización oficial como santo. A san Juan de Rila se le llama Taumaturgo debido a la..

Publicado el 19/10/20 07:00

Efeméride: Petkovden, festividad de Santa Petka

A la reverenda Parascheva de  Epibatos, que vivió en los siglos X y XI, en Bulgaria se le llama santa Petka de Bulgaria. Su fiesta en el calendario de la iglesia es el 14 de octubre y coincide con la festividad popular Petkovden o Día de santa..

Publicado el 14/10/20 05:55