Webcast en español

Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

Desencuentros en el diálogo y las expectativas entre políticos y electores

Foto: BGNES

Por segundo día consecutivo se desarrolla la campaña de inscripción en la Junta Electoral Central de partidos y coaliciones de cara a las elecciones parlamentarias del próximo 4 de abril. Sin embargo, los sociólogos, no auguran un cambio drástico en el statu quo desde 2009 hasta ahora. Los análisis básicos se ciñen a las posibles colaboraciones partidistas en la próxima Legislatura, a la que cuentan con oportunidades de acceder siete formaciones políticas, según señala el más reciente sondeo sociológico de la Agencia Sova Harris.

Estas elecciones resultan prácticamente imprevisibles por no poderse pronosticar el parámetro fundamental: el número de las personas que acudirán a las urnas. Si votaran menos de dos millones de electores, ello provocaría un cuadro aleatorio y distorsionado que no se correspondería con los ánimos de los búlgaros, haría las cosas muy precarias y llevaría a un cambio muy rápido. Porque la estabilidad de un Gobierno reside en el hecho de que se haya ajustado a los ánimos de los electores”, señala el sociólogo Andréy Ráychev, en una entrevista con esta emisora nacional.

Según un sondeo de Sova Harris hecho por encargo del diario Trud, actualmente el 14% de los búlgaros no votará, en tanto que el 22.4% de los electores se mantienen vacilantes en a quién votar.

La intención de voto se mantiene todavía borrosa. De momento, han manifestado su respaldo los núcleos duros de los actores básicos, el partido conservador GERB (Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria) y el Partido Socialista Búlgaro, indica la encuesta de la corresponsal regional de Radio Nacional en Vratsa (noroeste de Bulgaria). La región tiene la triste fama de ser la de mayor pobreza a nivel nacional.

En palabras de la corresponsal, la región de Vratsa se encamina a las próximas elecciones con una imagen nueva si bien lastrada por sus problemas crónicos. Proyectos infraestructurales, inversiones, puestos de trabajo y políticas proyectadas a la educación y la sanidad han imprimido impulsos al desarrollo de la región. La tendencia al progreso, empero, ha pasado por alto algunos municipios “rurales” y núcleos poblacionales menores, donde incluso hoy en día el nivel de vida está condicionado por el monto de las pensiones. Una posible explicación para este desequilibrio reside en el contraste partidista entre el poder central y el local.

“Las cosas están sucediendo en un momento en que los alcaldes de estas localidades son del partido gobernante, y cuando un gobierno trabaja por el pueblo, no debe reencauzar el dinero solo a donde tiene alcaldes suyos. Esto no debería ocurrir en una democracia. Es en las pequeñas poblaciones donde uno puede ver de qué justamente se trata”, comenta una interlocutora de la corresponsal regional de Radio Nacional.

Las configuraciones políticas de los últimos años han desesperado a numerosos búlgaros, que sienten que gobierne quien gobierne, las cosas no  cambian. La gente raras veces expresa expectativas concretas con respecto a sus futuros representantes en el Parlamento y, a menudo, afirma que votará a quien ofrezca una oferta mejor, sin que quede claro de qué.

Los políticos, por su parte, no han presentado todavía programas políticos concretos, sino que están discutiendo en torno a sus listas y coaliciones partidistas.

”Este incapacidad nuestra de sentar pautas y ser el norte para los políticos, ha acarreado la situación en la que los políticos hacen un espectáculo por el espectáculo, se exceden en ejercicios de elocuencia partidista para sí mismos, para nosotros, pero no para ir con nosotros −dice el politólogo Lubomir Stéfanov a esta Emisora− . Los políticos no consiguen articular un diálogo con los electores que sea permanente antes que cíclico, de unas elecciones a otras”.

A juicio de Lubomir Stéfanov, en estos momentos no existe una formación política a la que se pueda reconocer con nitidez contundente como portadora persistente de la energía y la intransigencia de las protestas de los meses del verano de 2020. ”La campaña ya se irá colmando de mensajes y podremos escuchar un contenido concreto”, ha agregado el politólogo.


Sin embargo, según el experto en procesos electorales Daniel Stéfanov, las ideas y plataformas de los partidos van teniendo cada vez menor importancia a la hora de referirse a quién triunfará en las elecciones. Incluso antes de haberse iniciado la campaña electoral, la polarización se sitúa a un nivel elevado y “las confrontaciones violentas significan menos contenido”, opina tajante el politólogo.

Adaptado por Elena Karkalánova en base a entrevistas de Pétar Volguin, Veselina Milánova e Iva Antónova

Versión en español por Mijail Mijailov

Fotos: Ani Petrova (BNR), archivo BNR, BGNES

Más de la sección

Sindicalistas en protesta acogen, velas en mano, a Frans Timmermans

La  economía  búlgara  consume mucha energía  y es  dependiente del carbón. Por esto la transición  a una energía verde  ha de ser  fluida para las regiones y  la población de Bulgaria, ha expresado el primer ministro interino, Stefan Yanev, ante el..

Publicado el 15/10/21 11:41

Las sorpresas en vísperas de las elecciones presidenciales en Bulgaria

Bulgaria se encuentra en el umbral de una campaña electoral en formato 2 en 1, primera en su historia democrática. La celebración de comicios presidenciales y legislativos en una misma fecha, el 14 de noviembre, está generando una serie de..

Publicado el 13/10/21 13:55

La búlgara Kristalina Gueorguíeva sigue al frente del FMI

La Junta Directiva del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha dejado patente su plena confianza en la directora gerente, la búlgara Kristalina Gueorguíeva. Esto ha ocurrido tras el examen de los cargos que se le imputaban: de haber presionado al..

Publicado el 12/10/21 11:43