Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

80 aniversario del natalicio de la gran diva de la ópera Guena Dimitrova

Foto: archivo

Hoy se cumplen 80 años del nacimiento de la gran cantante lírica Guena Dimitrova, uno de los símbolos musicales emblemáticos de Bulgaria, reconocida mundialmente como una de las mejores intérpretes verdianas, que ha dejado entrañables recuerdos en sus discípulos, admiradores y seguidores. Los actos dedicados a este importante aniversario ya han comenzado: el pasado 30 de abril la Ópera de Sofía presentó Macbeth de Giuseppe Verdi con la actuación de otra gran cantante de ópera búlgara, Alexandrina Pendachanska, y el barítono búlgaro Kíril Manolov, el pintor Plamen Rusev, sobrino de la diva, le ha dedicado su exposición, titulada Plumas de dragón, y Radio Bulgaria les recordará momentos importantes de su biografía.

Guena Dimitrova nació en el pueblo de Beglezh, a pocos kilómetros de la ciudad de Pleven, al norte de Bulgaria. Inició su carrera en la patria y su primer papel fue el de Abigail en Nabucco de Verdi, en el escenario de la Ópera de Sofía, en 1967. En una grabación de 1978 que guarda el archivo sonoro de Radio Nacional de Bulgaria, Guena Dimitrova cuenta lo siguiente:

En el papel de Abigail del Nabucco de Verdi

“No recuerdo cuándo escuché por primera vez música de ópera, pero todas las obras musicales a las que me he acercado en los años 50, ya que fue en aquel entonces cuando me formé como una persona joven que empieza a soñar con una profesión, han incidido en mi formación. Me hicieron pensar en la voz que tenía y que fue descubierta por mis maestros de secundaria, y emprender el camino de la ópera. No puedo decir que lo conseguí todo con facilidad. Al ingresar en el Conservatorio de Sofía comencé desde cero. No estaba preparada, pero tenía muy buen oído y una musicalidad innata, que sigue ayudándome en las cosas difíciles que he de superar cada día. Me aceptaron en la clase preparatoria debido a mis características vocales excepcionales y enseguida integré la clase del Prof. Brámbarov, quien me dedicó muchísima atención, pero yo también fui muy aplicada. Durante mucho tiempo, unos cinco años, estuve aprendiendo a vocalizar, luego empecé a trabajar seriamente en obras concretas. Cuando ingresé en la Ópera, estudiaba los fragmentos de las obras musicales con el Prof. Brámbarov.”

Mientras cursaba sus estudios, Guena Dimitrova trabajaba en el comedor del Conservatorio para cubrir sus gastos. Algunos de sus compañeros de clase se burlaban de “la chica de pueblo”. Entonces, una de las profesoras pronunciaría la frase que quedaría en la historia: “Ahora ustedes se están burlando de ella por lavar sus platos, pero llegará el día en que ustedes fregarán los suyos”. En la grabación mencionada anteriormente, Guena también dice que el Primer premio del Concurso para Jóvenes Cantantes de Ópera de Sofía en 1970 le brindó la oportunidad de especializarse dos años en la Academia para jóvenes cantantes líricos del Teatro de La Scalla en Milán. Durante su pasantía, la joven cantante participó en concursos y espectáculos de ópera en Italia, y en 1972 interpretó el papel de Amelia en Un baile de máscaras de Verdi en La Scalla, junto a Plácido Domingo y Piero Cappuccilli. Debutó en la Ópera Estatal de Viena en 1978 después de haber actuado en los principales teatros líricos de Europa y en Argentina y Brasil.

En el papel de la princesa Turandot de la ópera homónima de Puccini

El estreno de Turandot en La Scala el 7 de diciembre de 1983 marcó el comienzo de una década de gran éxito. En esta legendaria producción de Franco Zeffirelli, la búlgara volvió a actuar con Plácido Domingo. Siguieron las inolvidables encarnaciones como Lady Macbeth en Macbeth y Amneris en Aida de Verdi (también en La Scalla), Lady Macbeth en el Festival de Salzburgo, otra vez Abigail en La Scalla…

En el mundo operístico hasta hoy en día siguen contándose detalles curiosos sobre Turandot de Zeffirelli en La Scala. El espectáculo, de gran envergadura, fastuoso y bastante caro, no fue del gusto de los críticos, que lo arruinaron y lo convirtieron en un escándalo, a pesar de que en el estreno el público coreaba el nombre de la búlgara insistiendo ver repetidas veces sus reverencias terminada la función. Posteriormente, el insigne cineasta y escenógrafo decidió trasladar “la princesa china” a la Ópera Metropolitana de Nueva York y sin pensarlo dos veces invitó a Guena Gimitrova. Para ella, fue su primera actuación en el prestigioso teatro. Luego, durante una década, su nombre figuraría en el programa de cada temporada.
Guena Dimitrova impartió clases magistrales en Atenas, Roma, Budapest, Sofía, entre otras. Trabajó con jóvenes cantantes, organizó conciertos, participado en algunos de ellos como intérprete. En memoria de su compromiso con el futuro del arte de la ópera en la ciudad de Pleven se celebra el concurso internacional que lleva su nombre y que este año está a la espera de su cuarta edición.

Placa conmemorativa frente a la casa de Guena Dimitrova en Viena

Las placas conmemorativas colocadas frente a la casa de Guena Dimitrova en Viena y en el pueblo de Beglezh trazan simbólicamente el camino de la inolvidable diva, un camino marcado por dificultades, pero también por el mayor reconocimiento para un artista: el amor del público y el sempiterno recuerdo de lo que ha creado en la vida.

Versión en español de Rumen Grigorov

Fotos: archivo y BGNES

Más de la sección

El Festival Ópera en el Parque presentará espectáculos para niños

La decimotercera edición del festival de verano Opera en el Parque será inaugurada esta noche con la obra  La flauta mágica , de Mozart, interpretada por la compañía de la Ópera de Sofía. El escenario se instalará al aire libre en el parque de la..

Publicado el 25/06/22 12:00

Bésame ayer

“Bésame ayer”, una de las canciones más recientes del repertorio de Gueorgui Jristov, reúne a varios artistas búlgaros talentosos. El productor e impulsor del proyecto es Ígor Markovski, quien en los últimos años ha realizado cortometrajes musicales..

Publicado el 20/06/22 08:38

Una obra del compositor Rumen Boydzhíev (hijo) se estudiará en Nueva York

“Quinteto primaveral” para instrumentos de viento de madera ya es una obra obligatoria para el programa docente y de concurso de la más renombrada universidad de música en los EEUU, The Juilliard School, de Nueva York, ha informado en un..

Publicado el 18/06/22 10:05