Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

La ciudad de Bélene: isla del catolicismo en el norte de Bulgaria

La Iglesia Católica de la Natividad de la santísima Virgen María en Belene
Foto: Veneta Nikólova

Los habitantes de la ciudad de Bélene, en la ribera del Danubio, no suman más de 8.000. Predominan entre ellos los católicos practicantes que desde hace siglos conservan intactos su fe y sus valores. Esta es la mayor comunidad católica en el norte de Bulgaria.

Se considera que durante la época del dominio otomano muchos paulicianos se asentaron en las tierras donde hoy se encuentra la actual ciudad de Bélene. En el siglo XVII se sumaron a las filas de la iglesia católica gracias al misionero bosnio Petar Solinat. Tras la derrota del Levantamiento de Chíprovtsi, en 1688, gran parte de los católicos de la ciudad de Bélene huyeron de los otomanos a Valaquia, pero después una gran parte de ellos regresó a sus casas en Bélene. La comunidad sobrevivió la dura época del régimen comunista.

El monumento al Papa Juan Pablo II está hecho de bronce en Polonia y mide 3 metros de altura

En 1949 el centro histórico de la ciudad fue destruido por una enorme ola proveniente del Danubio que aniquiló para siempre algunos de sus edificios más emblemáticos. Sin embargo, hoy en la ciudad aún se yergue la estatua del papa Juan Pablo II (1920−2005), lo cual no es casualidad.

“En los años 80 el Sumo Pontífice hizo un llamamiento de difundir la historia de los católicos búlgaros y de decir sin rodeos cómo fueron perseguidos y matados los sacerdotes católicos en Bulgaria”, cuenta Miroslav Mijáilov, personalidad de la vida pública y uno de los feligreses de la iglesia católica de la ciudad.

Eugenio Bosilkov, el primer santo católico en Bulgaria

Monseñor Evgeny Bosilkov con sus feligreses

Los vecinos de Bélene están agradecidos al papa Juan Pablo II por algo más. En 1998, en la basílica de San Pedro, en Roma, el papa proclamaba como santo, en pura lengua búlgara, al obispo Eugenio Bosilkov, natural de Bélene, una de las víctimas de las atrocidades comunistas en Bulgaria. En la iglesia de Bélene, la Natividad de la Virgen María, se encuentra dicho santuario, que atesora un trozo de las reliquias mortales del obispo y que es un lugar sagrado venerado por los católicos búlgaros.

El templo existe desde el siglo XV. Fue incendiado en cuatro ocasiones por los turcos y conserva el aspecto actual desde 1860, tal como cuenta Miroslav Mijáilov. Hasta que fue construida la catedral de San Alejandro Nevski en Sofía, en 1912, el templo de Bélene era el mayor en Bulgaria. Los capiteles de las columnas están elaborados de mármol traído de la lejana China.

La estatua de la Santísima Virgen María en el patio del templo

En el templo hay colocada una estatua de la Virgen María, que fue encargada y elaborada en Italia. Frente a la estatua de la Madre de Dios está el busto del monseñor Eugenio Bosilkov.

¿Por qué el reloj del templo ha sido parado para siempre a las 11.30?

El 11 de noviembre de 1952 a las 11:30, después de un falso proceso, monseñor Eugenio Bosilkov fue fusilado en la cárcel de Sofía. Durante el régimen comunista fue prohibida la confesión católica.

El padre Paolo Cortese dirige la liturgia dominical en la Iglesia de la Natividad de la Santísima Virgen María

Hoy entramos en el templo de la Natividad de la Virgen María en plena misa dominical, encabezada por el padre Paolo Cortese. La iglesia está llena de creyentes. Un joven toca la guitarra al lado del altar, el resto de los presentes cantan ensimismados y dirigen sus oraciones a Dios. En un pequeño nicho a la izquierda está la pila bautismal y frente a ésta, al otro extremo del templo, se encuentra la capilla consagrada al santo búlgaro.

“El destino de monseñor Bosilkov muestra que la vida comienza y termina, pero que todos nosotros estamos llamados a ser impecables. Las dos paredes laterales de la iglesia están cubiertas con imágenes de santos del siglo XX. Todos ellos vivieron y trabajaron en distintos lugares del mundo pero consagraron sus vidas a Jesucristo. ¿Por qué es así? Para que podamos darnos cuenta de que todos debemos ser impecables. Aspirar a ser una persona impecable no es algo heredado de los santos Pedro y Pablo, sino que es un objetivo que todo cristiano está llamado a perseguir en cualquier momento de su vida”, explica Miroslav Mijáilov.

En la entrada de la iglesia hay una capilla aparte dedicada a los mártires del siglo XX-XXI, asesinados por su fe

Versión al español de Hristina Táseva

Fotos: Veneta Nikólova

Más de la sección

Bulgaria celebra el 113 aniversario de su Independencia

El 22 de septiembre de 1908 Bulgaria volvía a aparecer en el mapa del mundo después de un yugo otomano que duró cinco siglos. La Liberación del país se produjo el 3 de marzo de 1878, después del término de la Guerra Ruso-Turca, pero el..

Publicado el 22/09/21 10:32

Una expedición desvelará los secretos de los puentes de piedra en los montes Ródope

Pisando firmes la tierra con sus pétreos pies, y de una talla que se eleva sobre las aguas, los puentes de piedra en la montaña Ródope hacen buenas migas con el tiempo. Éste, al sentir cansancio por tanto calcular instantes y eternidades, se inmoviliza,..

Publicado el 21/09/21 11:44

Bulgaria rinde homenaje a la memoria de las santas Sofía, Fe, Esperanza y Caridad

El 17 de septiembre la Iglesia Ortodoxa de Bulgaria rinde homenaje a las santas mártires Sofía, y sus hijas ,Fe, Esperanza y Caridad. Se rinde tributo a las virtudes que apuntalan al ser humano: la sabiduría, la fe, la esperanza y la caridad. La..

Publicado el 17/09/21 10:05