Radio Nacional de Bulgaria © 2021 Todos los derechos reservados

La votación en el extranjero ha tenido una importancia crucial para el resultado final en las elecciones

Foto: BGNES

“Los comicios parlamentarios anticipados del 11 de julio ya han pasado a la historia, pero los comentarios sobre los resultados de los mismos siguen predominando en el espacio mediático nacional. A la espera de la constitución oficial de la 46ª Legislatura de la Asamblea Nacional procuramos ahora verlos desde un ángulo distinto, analizando los votos emitidos por los expatriados búlgaros”. A juicio de Parván Simeonov, sociólogo de la agencia Gallup, el número de quienes votaron en el extranjero es de unos 180.000, comparable con el registrado en las elecciones parlamentarias del pasado 4 de abril, pese al número incrementado en más de 300 de los colegios electorales.

“Una buena parte de los búlgaros que residen en el extranjero ahora están en Bulgaria y, al parecer, también es importante el número de quienes no le vieron sentido a lo de votar en estas elecciones”, comenta Parván Simeonov a Radio Bulgaria, y opina que la votación en el extranjero ha tenido una importancia crucial para el resultado final de los comicios y la victoria del partido Hay tal Nación (del hombre del espectáculo Slavi Trífonov), pero agrega que no se han justificado las expectativas de una ola de votantes en Turquía. “Con la llegada de nuevas generaciones, el proceso político se va volviendo cada vez más político. Todos los partidos del statu quo van perdiendo votos”, explica el sociólogo.

También puede ser una explicación sobre los resultados más bajos en el extranjero a favor de los partidos sistémicos el hecho de que la generación de búlgaros que reside en el extranjero forme parte de la llamada emigración laboral, y que su voto sea más bien de protesta, y no por el statu quo. Es precisamente ello la causa principal de que se opte por emigrar de Bulgaria y no considerar luego un retorno definitivo.

Como si quisiera confirmar el carácter antisistema contundente de su partido, sin aguardar siquiera los resultados definitivos de los comicios, Slavi Trífonov, líder de Hay tal Nación, anunciaba la composición del gobierno que se propondría presentar a votación en sala plenaria. Los integrantes de este gabinete y la forma en que se hizo pública esta información −desde la pantalla de su televisor personal− han sido una sorpresa desagradable para casi todos los partidos que accederán a la nueva legislatura. Los líderes de estos partidos acusaron a Trífonov de ser reacio al diálogo y artífice de un intento por sustituir el modelo vigente hasta ahora por otro, bastante similar a él.

“No obstante y, aunque lógico, la jugada de que quien triunfe en unas elecciones debe asumir solo toda la responsabilidad es familiar para los búlgaros, y es más bien algo salido de moda, ya que de igual manera había actuado también Boyko Borisov al iniciar su primer mandato, en 2009”, estima Parván Simeonov.

Que en el proyecto de gabinete figuren personas jóvenes que han obtenido formación y experiencia en diferentes esferas en el extranjero es una práctica bastante conocida, de la que habían echado mano los gobiernos de Bulgaria en el período de 2001 a 2009, pero actualmente este déjà vu ya provoca cansancio en la gente. No obstante, es una buena forma para involucrar a los expatriados búlgaros que, según Parván Simeonov, “nos son muy indispensables”.

“La búsqueda de personas con un perfil de estas características seguirá en lo sucesivo −dice, convencido, el sociólogo−. Los búlgaros, desgraciadamente, tenemos un complejo de inferioridad nacional muy grave que ha calado hondo en nuestra idiosincrasia. Estamos acostumbrados siempre a tratar de alcanzar algo y, al lograrlo, no nos lo podemos creer. En ocasiones salimos perdiendo, quizás por creernos perdedores. Este complejo profundo se encuentra históricamente condicionado. Hemos perdido las guerras por la unificación nacional, lo cual resulta un trauma importante, hasta el punto de que para nosotros, en los años pasados, se convirtiera en el ideal máximo el búlgaro que había prosperado en el extranjero”.

Versión en español por Mijail Mijailov

Más de la sección

El respaldo a la flamante formación política Continuamos el con Cambio provendrá de electores de idearios diferentes

La nueva formación política nucleada en torno a Asén Vasilev y Kíril Petkov, exministros de Finanzas y Economía, respectivamente, en el segundo Gobierno interino, nombrado por el jefe de Estado búlgaro, Rumen Radev, ha manifestado su deseo de ser uno de..

Publicado el 20/09/21 12:58

Otro “partido del cambio” pone rumbo a las elecciones

Por primera vez en un año, los búlgaros votarán por tercera vez consecutiva en unas elecciones parlamentarias. Esto se ha vuelto indispensable tras fracasar las Legislaturas 45ª y 46ª de la Asamblea Nacional en el empeño de alumbrar un Gobierno..

Publicado el 16/09/21 13:27

Los partidos ocultan a sus candidatos presidenciales por temor a evidencias comprometedoras

El presidente de Bulgaria, Rumen Radev, ha anunciado este último fin de semana la celebración simultánea, el próximo 14 de noviembre, de las elecciones presidenciales y parlamentarias en el país. Pese a que hasta la fecha señalada sólo restan dos..

Publicado el 13/09/21 12:25