Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

Los invernaderos búlgaros piden asistencia urgente del Estado

Se sienten apremiados por el elevado precio del gas y la necesidad de una subida de los sueldos de los trabajadores agrícolas

Foto: BGNES

Más del 70 % de los invernaderos búlgaros emplea gas para el calentamiento de sus cultivos y actualmente el ramo se encuentra colapsado. Desde el mes de noviembre pasado se vienen sucediendo cierres masivos de invernaderos y los productos importados va apoderándose del mercado en los grandes hipermercados. Ahora las hortalizas búlgaras brillan por su ausencia en el mercado, todas las verduras están siendo importadas de Turquía, Grecia, Macedonia del Norte, Albania y Rumanía, señalan representantes de la organización gremial de productores en invernaderos. Se están preguntando cómo sus colegas de los países vecinos, miembros de la UE, consiguen satisfacer con su producción también la demanda del mercado búlgaro. La respuesta es obvia y resulta que los gobiernos en Grecia y Rumanía están ayudando a sus productores agrícolas, mientras en Bulgaria, por la falta de tal asistencia, la población consume hortalizas importadas.

“Cada productor podrá presentar facturas y documentos sobre los gastos en que haya incurrido si el Estado se anime a ayudar. Ya es hora de encontrar los mecanismos justos para que nosotros podamos trabajar tranquilos y la población consuma productos búlgaros”, ha comentado en Radio Nacional de Bulgaria, Teodora Krásteva, directora ejecutiva de la Asociación de Productores de producción de invernaderos, a la que están afiliados los dueños de 272,7 hectáreas de invernaderos en el país:

Junto con el alza desorbitada de los precios de las fuentes de energía se ha disparado los de los productos de protección fitosanitaria, de los fertilizantes. Las cosas se han concatenado, la situación se ha deteriorado. Es cierto que se puede volver a abrir un invernadero cerrado pero habría que ver lo que costaría tal reapertura. Dicen mis colegas que las hortalizas búlgaras aparecerán en el merco hacia finales de abril y que, mientras, sólo consumiremos verduras importadas. En un momento en que los productores han preparado plantones de un coste elevado esperando recolectar en abril o mayo hortalizas búlgaras estos productores se enfrentarán con otro problema que es la oferta muy grande. Me pongo a pensar en el precio de costo de estas hortalizas y en cómo mis colegas podrán recuperar los gastos que hayan hecho puesto que, por el volumen grandísimo de la producción, los precios irán bajando”.

Quienes trabajan en invernaderos calculan que el aumento de sus gastos, por el encarecimiento de gas, es superior al 300%, pero no es éste el problema único. Se suma a él la necesidad de pagar sueldos más altos y cotizaciones más elevadas a la asistencia social de los trabajadores. Al mismo tiempo, conseguir mano de obra para las faenas agrícolas se vuele una misión cada vez más ardua.

“Quien trabaje habrá de cobrar su remuneración”, dice tajante Teodora Krásteva, y añade:

“El otro problema importante es que no hay quien trabaje. Es que cuando un negocio se ha mantenido cerrado durante 4 meses y los trabajadores se han ido para registrarse en las oficinas de empleo ¿qué parte de ellos luego volverán? Es lógico que la mitad se vaya a trabajar en el extranjero, y en Bulgaria ¿quién se va a meter a trabajar en primavera en los invernaderos? No sólo faltan especialistas agrónomos, también faltan los peones. La profesión del agrónomo es muy importante en el agro, él es la persona que sabe cómo cuidar de la planta cuando haya germinado y cómo atender afanosamente el cultivo. Conoce cuáles son las plagas causadas por bacterias, virus, hongos. El trabajo es muy interesante pero hay que leer y saber mucho para hacerlo bien”. La Asociación de productores en invernaderos expresa que se podría superar la durísima situación actual únicamente con la asistencia y ayuda del Estado. Tras los intentos infructuosos en las negociaciones del año pasado, para conseguir tal asistencia, ahora tanto estos productores como también agricultores de otros sectores fueron invitados, el 10 de enero, a una reunión con el nuevo ministro de Agricultura y Alimentos, Iván Ivanov.

Adaptado por Guergana Máncheva a base de una entrevista de Dorotea Nikólova de la emisora regional en Vara de Radio Nacional de Bulgaria

Version en español por Mijail Mijailov

Fotos: BGNES, archivo

Más de la sección

María, una búlgara étnica del pueblo ucraniano de Chushmeli: ”Para nosotros la vida se ha detenido”

La guerra es algo malo. Deja a su paso ciudades arrasadas, destinos humanos rotos y un gran dolor. El conflicto en Ucrania, que estaba madurando desde hacía años, a pesar de lo cual nos ha sorprendido, ha generado por la sangre de las víctimas..

Publicado el 18/05/22 11:37

Las protestas en Bulgaria, a medio gas

La precariedad económica provocada por la guerra en Ucrania y los precios en constante aumento de las materias primas energéticas crean la sensación de  turbulencias y recelos de cara al futuro, tanto en el seno de los empresarios como también..

Publicado el 17/05/22 13:02
Iglesia San Clemente de Ohrid en Skopje, de la Iglesia Ortodoxa de Macedonia

¿Llegará a ser el Arzobispado de Ohrid la manzana de la discordia de la Ortodoxia?

Recientemente el Patriarca Ecuménico Bartolomé I reconoció a la Iglesia Ortodoxa de Macedonia, pero bajo el nombre de Arzobispado de Ohrid. De este modo la Iglesia de Macedonia, que se había desgajado  de la Iglesia Ortodoxa Serbia en 1967,..

Publicado el 16/05/22 14:16