Podcast en español
Tamano del texto
Radio Nacional de Bulgaria © 2024 Todos los derechos reservados

Mensajes ocultos en la imagen de la Virgen Búlgara, obra de Vladimir Dimitrov “El Maestro”

Foto: @ArtGalleryVladimirDimitrovTheMaster

No hay búlgaro que no logre identificar los inigualables colores y personajes de los lienzos de Vladimir Dimitrov, uno de los artistas plásticos búlgaros más relevantes, conocido sobre todo por el apodo El Maestro. Como todo gran pintor, él también ha dejado símbolos y mensajes secretos para las generaciones venideras que seguirán admirando emocionadas su talento.

Vladimir Dimitrov - El Maestro

En realidad, todos los cuadros de El Maestro traen el ancestral espíritu búlgaro, los rasgos típicos de la aldea y de la naturaleza búlgaras, pero los temas que tratan son universales y eternos. Vladimir Dimitrov "el Maestro" coloca en el centro de su universo artístico al modesto campesino que pisa firme sobre la tierra. Decía el pintor que “los campesinos búlgaros son padres patriarcas y santas madres”. Así los veía él y así los ha dejado plasmados en su obra. Una confirmación de ello es la historia de uno de los cuadros emblemáticos de este pintor: La muchacha del pueblo de Shíshkovtsi. Es el nombre que el propio artista eligió para su lienzo, con el cual participó, en los años 30, en la Bienal de Venecia, de donde regresó con una medalla de oro y un nuevo nombre: La Madonna Búlgara. Así se le conoce también hoy y es el retrato que preside la exposición de la galería de bellas artes de la ciudad de Kyustendil (suroeste de Bulgaria), galería que lleva el nombre de Vladimir Dimitrov “El Maestro”. 

Evgueni Serafimov

“Estamos en deuda con la vasta obra de este gran pintor y con el conocimiento que tiene el mundo de ésta y de su persona. Resulta que nosotros, los búlgaros, sabemos mucho más de lo creado por Leonardo da Vinci y de sus mensajes ocultos, pero ni siquiera sospechamos lo que nos ha dejado este genio de la pintura, no solo búlgara, sino también mundial”, dice Evgueni Serafimov, pintor de la ciudad de Kyustendil, quien se detiene siempre y sin falta con sus alumnos delante de la Madonna Búlgara, cada vez que visita la galería urbana. Se trata del retrato de una joven, rodeada de manzanas rojas y plantas en flor.

“Es la c