Podcast en español
Radio Nacional de Bulgaria © 2022 Todos los derechos reservados

La apicultura: un factor inapreciable para la salud, que está lejos de ser una prioridad para el Estado

4
Foto: BGNES

Este año la naturaleza se ha mostrado más benevolente con respecto a los apicultores, regalándoles cálidos días con lluvias en abril que crearon condiciones apropiadas para el florecimiento de la canola, que es uno de las plantas melíferas más preferidas por los insectos. Los días calurosos en mayo propiciaron el florecimiento de las acacias y los tilos que también aportó a la buena cosecha de los apicultores. Por otro lado los apicultores no esperan un año de rendimiento récord pero las mayores cantidades de miel les permitirán cubrir los elevados gastos de la alimentación de las abejas. En lo que se refiere al mercado, no cabe duda que el precio de la miel seguirá creciendo hasta finales del año.

Como se sabe, la apicultura es uno de los sectores más vulnerables desde el punto de vista del cambio climático y del tratamiento de los campos con distintos tipos de fertilizantes y preparados. El Estado asigna subsidios mínimos, casi simbólicos, al sector de la apicultura que cuenta solamente con el mercado interno para realizar su producción. Durante la pandemia de coronavirus los apicultores notaron un elevado interés hacia los productos apícolas, por lo cual hubo cierto repunte en el mercado interno pero éste no es de un volumen tan importante para garantizar ingresos seguros a los apicultores búlgaros de miel y que elimine la necesidad de buscar nuevos mercados en el extranjero.

“La miel se encarecerá en un 0,50 - 0,80 € por un frasco, ha señalado en entrevista para la emisora de Radio Nacional de Bulgaria en Stara Zagora Rostislav Rashev, presidente de la Asociación de Apicultores Lipa. La miel más difundida en estos momentos es la multifloral que cuesta unos 5 euros el kilo. En la región se Stara Zagora se produce miel forestal que es un poco más cara. La miel que es más costosa y que cuesta de 6.50 a 7 euros es la de acacia. Seguimos desarrollando la apicultura biológica porque Bulgaria ofrece excelentes condiciones para ello. La miel búlgara se comercializa muy bien en el extranjero mientras que el consumo en Bulgaria sigue siendo muy bajo. 

En los mercados extranjeros la competencia es muy alta. Bulgaria no puede medir fuerzas con Argentina y otros países cuyos productos ofrecen precios mucho más bajos. Por esto debemos prestar atención a otros factores, por ejemplo elevar la calidad en general y la de las mieles multiflorales. De momento no hay un mercado al por mayor, todos esperan recibir ofertas y esto es preocupante. Ucrania es el mayor productor de miel en las fronteras geográficas de Europa y las acciones militares allí inciden de manera significativa en todo el mercado europeo. Afortunadamente la miel no es una mercancía que se echa a perder rápidamente y por esto podemos esperar”.

Para los productores de miel en la región de Sofía la comercialización de sus productos no es un problema gracias al mercado de la capital. Sigue siendo un problema el salto a veces especulativo de los precios de los materiales que utilizan los apicultores. Un gran obstáculo ante ellos son los puntos débiles en la legislación búlgara que trata la miel como un producto de origen animal y esto genera muchos malentendidos.

Yavor Kirilov

a

“Para vender miel en la red comercial de Bulgaria son vigentes unos requisitos que evidentemente favorecen los intereses de un determinado lobby, señala Yavor Kirilov, un joven apicultor de la aldea de Lozen, próxima a Sofía. La miel se concibe como un producto de origen animal y existe el requisito de ser procesada térmicamente antes de que se comercialice en las tiendas. Este requisito es absurdo porque tras el procesamiento térmico la miel pierde sus propiedades beneficiosas. 

Esto se ha hecho para que unas 7-8 compañías procesadoras puedan comprar la miel a un precio mínimo y adquirir enormes beneficios sin tener que trabajar.  Si en este momento puedo vender en Sofía la miel por unos 6 a 10 euros el kilo, los productores cobran unos 2.50 euros o un precio incluso más bajo. Al final la misma miel llega al consumidor mezclada con otros productos o tras haber sido tratada térmicamente al precio de unos 6-7.50 euros. Detrás de la pura miel de abeja está la labor de los apicultores pero son los comerciantes quien se quedan con la ganancia”.

Precisamente por esta razón los apicultores son categóricos que ya es hora de eliminar de la ley las restricciones y hacer que los mercados sean accesibles para los auténticos productores de miel. Si se reducen las tasas y los trámites administrativos la apicultura en Bulgaria se desarrollará mucho mejor. 

Versión al español de Hristina Táseva

Fotos: BGNES, archivo personal

Galería

Más de la sección

La falta de cuadros y el alto porcentaje de personas en edad de trabajar que están al margen de los sistemas sociales son los problemas que afronta el mercado laboral de Bulgaria

El aumento de los precios de los portadores de energía y la guerra en Ucrania forman parte de los principales “culpables” del duradero encarecimiento de la vida en toda Europa. A diferencia de los países en Occidente, que adoptan una serie de medidas..

Publicado el 17/08/22 13:36

La Comisión Europea aprueba una ayuda estatal por valor de 218 millones de euros para los agricultores búlgaros

La Comisión Europea ha aprobado una ayuda estatal para ayudar a los agricultores a superar el impacto económico negativo de la guerra en Ucrania por un valor de 218 millones de euros. La medida ha sido aprobada en conformidad con el Marco Temporal de..

Publicado el 17/08/22 13:17
Vasil Velev

Los empresarios vuelven a preguntar si habrá cantidades de gas y a qué precios

Esta semana hay que convocar una reunión urgente de la célula de crisis que aborde los asuntos de la energía con la participación de las organizaciones empresariales, en que sean debatidas las compensaciones que cobrarán las empresas por los altos..

Publicado el 16/08/22 15:27