Podcast en español
Tamano del texto
Radio Nacional de Bulgaria © 2023 Todos los derechos reservados

De Italia a Japón y atrás: cómo Antoaneta se convirtió en embajadora del deporte y la cocina búlgara

Foto: Facebook/Antoaneta Vitale

Antoaneta Saltova es una ex competidora de gimnasia rítmica del club deportivo "Trakia", de Plovdiv. Participó en campeonatos republicanos, más tarde se incorporó al equipo nacional búlgaro de gimnasia rítmica y en 1993, junto con el conjunto búlgaro, ganó una medalla de oro y dos de plata en los Campeonatos Europeos de Bucarest. Su carrera como gimnasta terminó cuando sólo tenía 17 años. Sin embargo, tras licenciarse en filología búlgara y francesa en la Universidad de Plovdiv, el viento la llevó a... Italia.

Hoy en día, Antoaneta vive en Sant'Angelo in Vado con su marido y sus dos hijos. Ahora lleva el nombre Vitale y trabaja como entrenadora de gimnasia en el club deportivo local. "Este año se han matriculado a entrenar conmigo 23 niños, tengo tres grupos de edad de diferentes niveles. Por supuesto, les enseño en conformidad con la escuela búlgara", dice Antoaneta, y añade que su trabajo le trae una gran satisfacción.

Antoaneta con sus alumnas italianas

La entrenadora búlgara en Italia admite que echa de menos su patria, su familia y sus amigos. Y comparte:

"Echo de menos la cocina búlgara, por muy extraño que parezca. La cocina italiana es famosa en todo el mundo, pero yo no estoy acostumbrada a ella y cocino platos búlgaros. Por eso, cada vez que vuelvo de Bulgaria, traigo de la lútenitsa búlgara en la maleta", dice Antoaneta.

Sin embargo, el destino le dio otra sorpresa más. En 2019, recibió una invitación oficial del municipio de Murayama, en Japón, anfitrión del campamento de las gimnasitas búlgaras que tomaron parte en los Juegos Olímpicos.

"Me invitaron como consejera y como mediadora entre las dos culturas. Era la entrenadora del equipo local de gimnasia rítmica, recorría las escuelas y los guarderías infantiles para popularizar la cultura y el deporte búlgaros", recuerda Antoaneta. Pero con la llegada de la covid-19 y las restricciones sanitarias la vida en la ciudad se paralizó. Así nació el proyecto “Cooking with Antoaneta”, en español “Cocinar con Antoaneta”, que se hizo muy popular. "Quería mostrar a los japoneses lo que comemos los búlgaros, porque