Podcast en español
Tamano del texto
Radio Nacional de Bulgaria © 2024 Todos los derechos reservados

Bienvenidos a la reserva natural de "Srébarna": rutas ecológicas, guarderías de aves, islas flotantes y un museo

Foto: Veneta Nikolova

Nos encontramos en los confines de Bulgaria, muy cerquita de la ciudad de Silistra, donde el Danubio se aleja del territorio búlgaro y continúa su rumbo hacia Rumanía para desembocar después en el Mar Negro. Aquí, a 17 kilómetros de la ciudad más norteña de Bulgaria, la pureza del aire es inigualable, y nuestra mirada se despliega sobre la superficie cristalina de un lago repleto de islas flotantes de juncos, que albergan una impresionante variedad de aves. Estamos en el lago “Srébarna” (en español, “de plata”) - uno de los humedales más importantes de Europa, designada por la UNESCO como reserva de la biosfera.

Aquí la gente puede observar las aves pero sólo de lejos, mientras estas pasean por el sendero ecológico. Para observarlas tranquilamente han sido colocados pabellones de descanso y miradores. "Aquí las aves viven en un entorno salvaje y no están acostumbradas al contacto con humanos", dice Yana Raynova, guía turística del Museo de Ciencias Naturales de "Srébarna", situado dentro del complejo. Yana nos cuenta más curiosidades acerca de las aves que habitan este entorno:

Aquí habitan unas 220 especies de aves, de las cuales 90 son las que anidan. Quizás la especie más valiosa son las garzas, ya que en toda Europa hay 7 variedades de garzas, y sólo aquí, en “Srébarna”, tenemos 6. Tenemos cormoranes, cisnes, estorninos…

Yana Raynova

Realmente, hay una enorme cantidad de aves en esta reserva. La reserva natural se extiende a lo largo de 8.500 hectáreas y es imposible dar con todas las especies que la habitan. Además, en este perímetro el contacto humano está muy restringido".