Podcast en español
Tamano del texto
Radio Nacional de Bulgaria © 2023 Todos los derechos reservados

Relajo a más no poder en los días festivos

БНР Новини
Foto: Veneta Nikolova

Los búlgaros somos muy propensos a quejarnos de toda suerte de problemas y, desde luego, de falta de dinero, pero en cuanto venga una fiesta nada está en condiciones de hacernos renunciar al ocio ni a la diversión. A juzgar por las estadísticas y las observaciones de expertos durante el puente que acabamos de tener del 1 al 6 de este mes, nuestro connacional lo ha disfrutado a sus anchas, viajando y comiendo bien y mucho.

Más de 100 millones de euros pagaron los 7 millones de búlgaros para transporte, hospedaje, gastronomía, viajes en barcos, SPA y un largo etcétera. Según el Instituto de Análisis y Valoraciones en el Turismo, durante el puente sólo en viajes al extranjero el búlgaro gastó unos 45 millones de euros. También este año las fiestas (el 1-ro de mayo y San Jorge, celebrado el día 6) fueron un buen motivo para que se regalara unas buenas vacaciones lejos de casa. 140 mil connacionales optaron por viajar al extranjero, y otros 280 mil optaron por apoyar la economía nacional disfrutando de las vacaciones en territorio nacional.

СнимкаTambién en Semana Santa fue registrado un aumento de los viajes. Lo mismo que durante este puente, entonces los destinos preferidos fueron en la vecina Grecia. Según Rumen Draganov, director del Instituto de Análisis y Valoraciones en el Turismo, el turista búlgaro tiene dinero y pretende un buen servicio y buena comida. Es lo que encuentra en la vecina Grecia.

“Esos 140 mil búlgaros viajaron a Grecia porque en Bulgaria no había a la sazón suficientes hoteles y restaurantes abiertos dado que la temporada veraniega no ha comenzado aún”, explica el experto. La verdad es que, de haber sido más perspicaces los empresarios nacionales, buena parte de los 45 millones de euros gastados en el extranjero hubiera podido entrar en la economía nacional, pero este es otro tema…

СнимкаA diferencia de sus colegas búlgaros, los turoperadores griegos se mostraron más flexibles y perspicaces y ofrecieron paquetes muy ventajosos para reservas tempranas. Sus ofertas se vendieron como pan caliente ya en marzo. Este año el hit han sido los balnearios del norte de Grecia, en especial la península de Halkidiki. Durante el puente muchos búlgaros optaron por visitar el monte Athos en la llamada tercera manga de la península, donde se halla el Estado Monástico Autónomo de la Montaña Sagrada  bajo soberanía griega conformado por 20