El magnético encanto de los Siete Lagos de Rila

Como resultado de los procesos de erosión glaciar en el período cuaternario, se formaron en las alturas de la montaña Rila un gran número de lagos, parte importante del paisaje de la zona. La cadena de los Siete lagos de Rila es la más larga, la más pintoresca y la más visitada: Figuran en la lista de los 100 lugares de interés turístico”, dice el director del Parque Nacional Rila, Krasimir Andonov, y explica a qué deben su popularidad:

La Lágrima
A su belleza natural. Muchos operadores de turismo organizan visitas en la región, principalmente en verano. En el mes de agosto se reúnen aquí integrantes de la llamada Hermandad Blanca, la de los seguidores de Pétar Danov, es un filósofo búlgaro que se definía como “cristiano esotérico”, y pasan varios días al aire libre. Es importante indicar el fácil acceso con el teleférico desde el albergue Pionerska al albergue Rilski Ezerá (en español, lagos de Rila). Obviamente permite incrementar el número de turistas y popularizar el destino tanto en Bulgaria, como en el extranjero.

El Ojo
¿Cuál es el origen de los nombres que llevan los lagos?

Los nombres fueron precisados en la década de los treinta del siglo pasado, cuando se hicieron los mapas de los lagos de toda la montaña Rila. Tienen relación con algún rasgo exterior. Dólnoto ezero (el lago de Abajo), por su posición, Ríbnoto (el del pescado), por la presencia de peces. Los demás nombres tienen que ver con la forma del respectivo lago. En la tradición de la Hermandad Banca, relacionada con la zona desde 1929, cada lago tiene también su nombre en sánscrito. Su ubicación es muy pintoresca, a una altura que va de los 2095 a los 2535 metros sobre el nivel del mar. El de mayor altura es Salzata, la Lágrima. Okoto, el Ojo, tiene una profundidad de 37.5 metros y es el más profundo de todos los lagos glaciares de los Balcanes. Se le conoce también como Sartseto, el Corazón. Bábreka, el Riñón, es emblemático de Rila y de Bulgaria. Bliznaka, el Gemelo, con su superficie de 9,1 hectareas es el más grande y el más largo. Hacia la mitad se estrecha y en los años de sequía se divide en dos partes, así que de ahí su nombre. A su lado se yergue el pico Jaiduta o Jaramíata, de 2465 m. Trilístnika, el Trébol, tiene una forma de tres semicírculos irregulares. Son típicos del lago Ríbnoto las laderas cubiertas de hierbas. Dólnoto, el que está ubicado a menor altura, da nacimiento al río Dzherman.

El Riñón
Los fenómenos naturales suelen despertar la imaginación del pueblo. ¿Existen leyendas relacionadas con los Siete Lagos de Rila?

Se han conservado varias a lo largo de los siglos; la primera: la de su creación. Hace muchísimos años había entre Paníchishte y los siete lagos una pequeña población. Ahí vivía una bella muchacha de nombre Smilana. Un día se fue al pozo a por agua. Un rayo de sol brilló en los cubos de metal que llevaba y reflejándose en ellos iluminó su cara. Deslumbrado por su belleza jamás vista, el Sol se enamoró y desde entonces no dejó de pensar en ella. Cada mañana ella recibía la salida del sol en el umbral de su casucha y al anochecer lo despedía. Llegó así el tiempo de la siega. Smilana bajó al valle a segar con sus compañeras en las posesiones del bey local. Era un día nublado, pero cuando entró ella, el patio de la casona se iluminó. Al bey le gustó la muchacha y trató de llevársela, pero la joven se defendió como una fiera. La castigaron ahorcándola. Cuando el Sol salió y vió lo acontecido, se puso a llorar. Sus lágrimas cristalinas formaron los Siete lagos de Rila. Por esto se les llama también Las Lágrimas del Sol. Otra leyenda tiene que ver con la protección de los lagos. Dice ésta que el nombre de Okoto, el Ojo, no es casual, que desde ahí la Naturaleza observa qué hace la gente de esas tierras. Cuando dejan de acatar sus leyes, son castigados por Bábreka, el Riñón. Asi, en una ocasión se levantó desde este lago una enorme nube y una lluvia torrencial acabó con cosechas y ganado. Según la mitología búlgara, cada lago tiene un mítico dueño por protector. Por lo tanto no es casual que uno de ellos sigue llevando el nombre de Jalovítoto, o sea, El lago de las tempestades. Ahí, creían nuestros antepasados, vivían trombas y tempestades. Otros lagos eran protegidos por bellísimas ninfas.

El Gemelo
¿Han sido objeto de investigaciones los Siete Lagos de Rila? 

Las investigaciones iniciales datan de 1890 y se deben a un geólogo serbio, Yóvan Tsvíich, quien determinó el origen glaciar de los lagos. En el período de 1930–32 trabajan en ello estudiosos austríacos. En la década de los 50 del s. XX se realizan estudios sobre las algas de aguas dulces. Lleva a cabo análisis en 1960 la Sociedad Académica. Después de constituirse el territorio protegido, en 1992, se realizan investigaciones y monitoreo, relacionados con el hábitat de variedades biológicas raras y amenazadas de la flora, la fauna y la micota, como también de los componentes de bióticos del medio ambiente.

Por el Circo de los Siete Lagos de Rila pasa parte de la Ruta turística europea Nº 4. Los aficionados al turismo en condiciones de invierno cuentan con senderos debidamente marcados.

Versión en español por María Páchkova
Fotos: Wikipedia

Más en la categoría

El Museo Regional de Historia, en Targovishte, impresiona por su arquitectura renacentista y figuras paganas antiguas

El Museo Regional de Historia, en Targovishte, se ubica en el barrio de “Varosha”, casco antiguo de esta ciudad en el noreste de Bulgaria. El museo alberga más de 30.000 piezas de museo, halladas por los arqueólogos en la zona; las más antiguas están..

Publicado el 16/12/16 15:01

El monumento a los fundadores del Estado Búlgaro, “lastrado” por símbolos de hormigón del pasado

“En consonancia con los tiempos”, escribió un artista de pintada en el pedestal del monumento al Ejército Soviético, en Sofía, en el cual las figuras de los soldados rusos en uno de los altorelieves fueron pintadas con los colores de personajes..

Publicado el 23/09/16 09:25

La casa de Vasil Levski, reconstruida de las cenizas, se ha convertido en santuario

La casa natal de Vasil Levski, ideólogo y organizador de la revolución nacional búlgara en el siglo XIX, es uno de los museos conmemorativos más visitados de Bulgaria tanto en el pasado como en el presente. El hogar del Apóstol de la Libertad, en Kárlovo..

Publicado el 01/07/16 16:01