¿Existen procesos de radicalización en las escuelas de Bulgaria?

En días anteriores a las festividades por la Pascua de Resurrección se celebró en Sofía una conferencia dedicada a la seguridad de los alumnos en las escuelas búlgaras. Los organizadores de la misma, del Sindicato de Maestros y Profesores adscrito a la Confederación de Sindicatos Independientes de Bulgaria, consideran que el problema relacionado con la seguridad del proceso didáctico y de los estudiantes en los centros docentes presenta múltiples aspectos y hay que analizarlo detenidamente. A juicio de Chavdar Jristov, vicepresidente de la Confederación, proteger la vida, la salud y la seguridad de los alumnos forma parte de la lucha contra intereses diferentes que llegan desde fuera.

Por el nuevo reto a que se enfrenta Europa, o sea, la radicalización entre los jóvenes de grupos y nacionalidades diferentes, la conferencia de Sofía hizo públicos resultados curiosos, fruto de un sondeo sociológico prolongado. La pregunta central en la encuesta, que ha abarcado a decenas de directores y personal didáctico dirigente en escuelas ubicadas en regiones de población mixta, ha sido, ¿transcurren procesos de radicalización que se puedan notar en la escuela búlgara?

La profesora Tatyana Dronzina, dirigente de este sondeo, señaló que había participado en semejante estudio durante 4 años en Asia Central donde se había entrevistado con personas de las filas del Daesh allá. Dronzina hizo recordar que no es necesario que la radicalización se traduzca obligatoriamente en actos de terrorismo, al menos por el hecho de que también exista una radicalización en palabras. De ser únicamente de estas últimas características se le podrá considerar como indicio de una libertad de expresión, señalan analistas. El problema reside en que el cuadro de los indicios observados de radicalización en el seno de grupos diferentes en Bulgaria va cambiando con rapidez. Lo corroboran los resultados del estudio efectuado en 2016 del comportamiento de grupos de estudiantes en 26 regiones de Bulgaria.

СнимкаLa profesora Dronzina aporta más detalles de la información recopilada: No cabe duda alguna de que los menores de edad de las comunidades musulmanas, tradicionales para Bulgaria, no han permitido la penetración de radicalismo en el país. Ellos conocen el precio de la convivencia y saben cuán arriesgado sería permitir un golpe y una agresión contra esta convivencia. Pero, ahora, quienes entrañan peligro son los grupos romaníes convertidos recientemente al Islam, quienes carecen de instintos históricos de conservación. A pesar de existir este fenómeno, son muchas las personas que prefieren callar ante el mismo. Hay indicios visibles del proceso de radicalización entre los niños y adolescentes en esas comunidades. Durante las clases en los teléfonos de los alumnos suenan propuestas con mensajes religiosos que éstos no pueden eliminar ni cortar sus teléfonos. No he dicho por casualidad que he vivido 4 años en Asia Central en la que los musulmanes suman el 90 % de la población. Allá no pude ver, en ninguna parte, algo similar, capaz de quebrantar la disciplina en las aulas y entorpecer la labor de los profesores y de los estudiantes en la escuela. Hay también otra cosa que va surgiendo en Bulgaria últimamente y es que los padres de tales alumnos se niegan de plano a visitar y conversar con el director de la escuela, caso de ocupar este puesto una mujer. No me he topado con tal cosa en ninguna parte de la musulmana Asia Central.

Estudiar el problema para comprobar si existe o no una radicalización entre diferentes comunidades en Bulgaria es proceso que reclama investigaciones profundas, complejas e incesantes. Es un tema en torno al cual ya es hora de hablar de manera honesta y abierta ante nuestra sociedad, señala la profesora Dronzina.

¿Qué es lo que podemos hacer antes de que sea demasiado tarde?

Es el interrogante cuya respuesta buscarán en breve los gobernantes. Los autores del estudio sobre terreno han señalado más ejemplos de los menores núcleos poblacionales de Bulgaria.

La profesora Dronzina aclara: Por vez primera el año pasado, en una fiesta navideña en una de las escuelas búlgaras, los hijos de matrimonios que se habían convertido al Islam radical fueron destrozando abetos alegando que esta festividad no tenía que ver nada con el Islam y que, por ende, debía ser frustrada. Durante las vacaciones por Navidad, los alumnos habían estado en Turquía, en un campamento para estudiar el Islam. Ahora resulta que nadie sabe dónde exactamente se encuentran habilitados tales campamentos ni lo que se les enseña a los alumnos allá. Los propios maestros y profesores en esas regiones de Bulgaria se sienten preocupados no tanto por los malos tratos de que son objeto por parte de los alumnos sino, más bien, por el desacato de las instituciones búlgaras por parte de estas comunidades. Los alumnos se niegan a estudiar y a hablar en búlgaro y debido a esta barrera lingüística, los enseñantes se enfrentan con un enorme escollo en su trabajo.

Versión en español por Mijail Mijailov
Fotos: Archivo

Más en la categoría

¿Qué sucede con la preparación de las instalaciones del Palacio Nacional de Cultura para la presidencia del Consejo de la UE?

El Palacio Nacional de Cultura de Sofía (NDK, por sus siglas en búlgaro) ha abierto por breve sus puertas para mostrar sus salas renovadas. Tres de las salas serán centrales para los eventos relacionados con la Presidencia búlgara del Consejo de la..

Publicado el 22/10/17 12:05

El Salon del Automóvil de Sofía dio motivo para serias reflexiones

Este domingo, 22 de octubre, concluye en Sofía el Salón del Automóvil más grande celebrado en la capital desde hace 25 años. En 2017, en torno a 40 marcas mundiales exhibieron más de 300 automóviles con decenas de novedades tecnológicas. Por..

Publicado el 22/10/17 09:30

Dos empresas búlgaras de TI, entre las mejores de Europa

Dos empresas búlgaras se encuentran entre las 50 compañías de mejor desarrollo en 2017, según la clasificación “Deloitte Fast Technology 50”, que incluye empresas de 11 países centroeuropeos. Una de ellas, incluso, está entre “Las cinco grandes” en el..

Publicado el 21/10/17 08:30