Proyecto búlgaro–holandés se propone restaurar la población de caballos salvajes en Bulgaria

Desde hace varios años docenas de caballos cabalgan libres en medio de la naturaleza en la porción oriental de la montaña Ródope. Los hermosos animales de la raza konik semejan el antiguo tarpán, conocido como caballo salvaje euroasiático, extinto en Europa en el siglo XIX. En la actualidad unos 70 caballos konik viven libremente en los Ródopes orientales, en la localidad de Boynik y cerca de la aldea abandonada de Sbor. Es el resultado del trabajo de un equipo búlgaro–holandés que desde hace algunos años trabaja para restaurar la naturaleza salvaje en esa montaña.

Снимка

La introducción y la adaptación de los caballos de la raza konik (“caballito” en polaco) en Bulgaria proviene de un proyecto polaco, iniciado en Polonia en 1936, para recuperar caballos semejantes a los tarpán. A fecha de hoy, el número total de caballos de este tipo en el mundo es de 4.000, aproximadamente, la mitad de ellos se encuentran en Holanda. En 2011 de allí a Bulgaria fueron introducidos por primera vez 12 caballos konik polacos que fueron puestos en libertad en la porción oriental del macizo Ródope. A raíz de los buenos resultados de su adaptación, dos años más tarde allí fue introducido un nuevo grupo de 40 ejemplares. Los animales ya están adaptados por completo a la vida salvaje, sobreviviendo en los veranos calurosos y secos, en el frío y la nieve espesa, y también a los ataques de depredadores.

Снимка

Expertos ecólogos holandeses sugieren que los konik reciban estatuto oficial de animales salvajes aprobado por la Administración búlgara. De esta manera Bulgaria podría convertirse en el primer país en otorgar el estatuto de “salvajes” a los caballos viviendo en medio de la naturaleza.A finales de febrero del año en curso, en la Facultad de Biología de la Universidad de Sofía por primera vez ante un público fue presentado un documental sobre la vida de los caballos salvajes en la montaña Ródope. En una conferencia pública, Frank Zanderink, experto holandés en ecología de la fundación holandesa ARK Natuurontwikkeling, explicó los beneficios que podrían generar los caballos como animales salvajes para la naturaleza y la gente del Ródope y para Bulgaria:

Снимка

Todos sabemos muy bien que en Norteamérica y África hay grandes manadas de animales salvajes que pastan en libertad. Lo que olvidamos a menudo es que también en Europa fue así; hubo muchos animales salvajes como bisontes, ciervos, etc. Todos esos animales desempeñaron un papel en el mantenimiento del ecosistema. Después de desaparecer, hace más de un siglo, estos animales salvajes ya no podían contribuir al ecosistema. La mayoría de las especies animales no están completamente extintas porque fueron domesticadas por los agricultores. Sin embargo, hoy en día no pueden volver a la naturaleza salvaje, más aún porque una gran parte de las tierras agrícolas han sido convertidas en áreas urbanas. De esta manera los herbívoros no pueden contribuir al equilibrio de la naturaleza.
Después de pensarlo, nosotros, en Holanda, nos hemos decidido por el caballo de la raza konik polaco e importamos ejemplares de él a nuestro país. En 2009 comenzamos a trabajar en un proyecto para Bulgaria, titulado El nuevo oro tracio, y en relación con el mismo introducimos los primeros caballos en la zona de los Ródopes Orientales.

Снимка

Es la forma acertada para mantener el equilibrio.
Es que cuando no hay animales herbívoros, las coronas de los árboles se van enmarañando y la hierba va creciendo muy alta. Los caballos tienen un papel clave en las conexiones dentro del ecosistema entre reptiles, insectos, aves y cualquier tipo de moradores de los bosques. Se ha demostrado que los animales herbívoros no rivalizan unos con otros. A medida que aumenta el número de esos animales aumenta, asimismo, el área ocupada por la hierba. La región de los Ródopes asegura comida y agua suficientes para estos cuadrúpedos y ellos se adaptan estupendamente a la naturaleza salvaje allá.

Снимка

La causa de los expertos ecologistas búlgaros y holandeses apunta a que los caballos de la raza konik cobren estatuto de “salvajes” y sean legalmente reconocidos como especie que vive en medio de la naturaleza salvaje de Bulgaria. Sin este estatuto serán tratados como animales domésticos, lo que significa que deberán ser examinados regularmente por médicos veterinarios, vacunados y marcados. Esto es innecesario, ya que estos caballos son capaces de vivir en libertad y sin presencia humana en la zona de su hábitat.

Versión en español por Daniela Radíchkova
Fotos: statuswild.eu

Más en la categoría
Miguel Rodríguez y Rositsa Liondova

Los albores de lo latino en Bulgaria y "Los Doctores de la Salsa"

En la época del socialismo, los viajes fuera de la zona socialista eran un privilegio reservado a unos pocos. Pero había un barrio de Sofía, “Studentski Grad” (literalmente, “ciudad de los estudiantes”), que era como un pequeño Londres, y por cuyas..

Publicado el 10/12/18 13:40

Calidoscopio balcánico

Skopje: “La declaración de Krasimir Karakachanov es motivo ideal para una hostilidad, y lo que nosotros pretendemos es amistad” La declaración de Krasimir Karakachanov, viceprimer ministro de Bulgaria, es una oportunidad excelente para una..

Publicado el 10/12/18 13:08

La falta de personas jóvenes condena los oficios artesanales a la desaparición

El búlgaro ha tenido siempre un aprecio certero de lo hermoso y pese a haber vivido frecuentemente de manera bastante modesta, utiliza en su día a día multitud de productos y objetos exquisitos heredados de sus antepasados, elaborados por él..

Publicado el 10/12/18 09:40