El 93 aniversario del atentado en la catedral “Sveta Nedelya”, el acto terrorista más cruento en la historia de Bulgaria

Foto: BTA

El 16 de abril de 1925 fue perpetrado el acto terrorista más sangriento en la historia de Bulgaria: el atentado en la catedral “Sveta Nedelya”. El organizador fue el ala ultraizquierdista del Partido Comunista de Bulgaria, proscrito por resolución del tribunal después del año 1923. Sus activistas empero siguieron desarrollando una actividad clandestina y siguiendo instrucciones de la Internacional Comunista fueron respondiendo a la prohibición con actos violentos. El plan del atentado preveía, primero, asesinar a una personalidad bastante encumbrada para cuyas honras fúnebres se reuniera después la élite política y castrense en la catedral “Sveta Nedelya” en la que la explosión pudiera surtir efecto más considerable. De esta manera el poder habría quedado descabezado creándose una situación crítica de la que se pudiera aprovechar el partido comunista.

A raíz del atentado perdieron la vida más de 150 personas, y las heridas sumaron más de medio millar. Posteriormente morirían por la gravedad de sus heridas más personas y el número de las víctimas mortales superaría la cifra de 200. Por casualidad todos los integrantes del Gobierno sólo sufrieron heridas de escasa consideración. El zar Boris III no estaba presente en la catedral. Dos días antes él había sido blanco de un atentado en el puerto de montaña de Arabakonak, y el día del atentado, 16 de abril, Jueves Santo, el zar asistía al funeral de sus acompañantes. En aquel día negro Bulgaria perdió a numerosas personalidades destacadas y dignas. Murieron en el atentado12 generales, 15 coroneles, 7 tenientes de coronel, 3 comandantes, 9 capitanes, 3 diputados, numerosos ciudadanos, entre ellos varios niños.

Снимка

СнимкаEntre las víctimas estaba Nedialko Kolushev. Era uno de los diplomáticos búlgaros excelentemente formados de comienzos del siglo XX, hombre de espíritu renacentista que había dedicado su actividad a la causa nacional de la incorporación, en los términos del Estado búlgaro, de todas las tierras pobladas de búlgaros.

En 1903 comenzó a efectuar viajes a Albania, interesándose por la cuestión de la liberación de ese país, en 1906 fue nombrado representante de Bulgaria en Tsetine, entonces capital de Montenegro, dice la doctora Iliana Ilieva, autora de la monografía “La cuestión albanesa a través del prisma de los diplomáticos búlgaros, años 1909-1912” y estudiosa de la actividad diplomática de Nedialko Kolushev,y agrega.

Era él una personalidad del renacimiento búlgaro y su espíritu era renacentista también. Consideraba que la frontera de unos 400 a 450 kilómetros entre la etnia búlgara y la albanesa era muy importante, que los búlgaros jamás habíamos tenido contradicciones con los albaneses, que éstos tenían ánimos bienintencionados para con los búlgaros y que eso podía aprovecharse en el interés de la causa nacional búlgara. Nedialko Kolushev hacían constante viajes, mantenía contactos con sus “jefes, que es como los solía llamar en sus informes, que eran albaneses destacados que presidían sus clanes, eran personas instruidas que viajaban por Europa. Kolushev fue creando relaciones que, a mi juicio ningún otro diplomático había conseguido crear con tanta profundidad como él lo hizo”, resume la doctora Iliana Ilieva.

El deseo de Nedialko Kolushev apuntaba a aprovechar la energía del movimiento de liberación albanés en beneficio de los intereses nacionales de Bulgaria en Macedonia. Estuvo obrando constantemente por propiciar condiciones para una cooperación activa entre búlgaros y albaneses. Bulgaria, empero, permaneció en su papel de observador pasivo de los procesos en las tierras albanesas. Según la doctora Iliana Ilieva, aquella posición pasiva y contemplativa del Gobierno búlgaro estaba condicionada y guiada por el interés del Estado.

Lamentablemente, tras el aciago 16 de abril de 1925 la personalidad del diplomático abnegado que había sido Nedialko Kolushev cayó en el olvido. La obra monográfica de la doctora Ilieva revela el trabajo ingente al que ese diplomático se había dedicado con entusiasmo renacentista. Su labor puede servir, hasta hoy en día, de ejemplo de una actividad diplomática de entrega auténtica.

Versión en español por Mijail Mijailov
Fotos: Archivo

Más en la categoría

Presentados los calendarios “Las raíces búlgaras” para 2019

El Instituto de Etnología y Folclore, adscrito a la Academia de Ciencias de Bulgaria acaba de presentar en Sofía los calendarios “Las raíces búlgaras” para 2019. Uno de estos almanaques se dedica al centenario del Tratado de Neuilly a raíz del cual a..

Publicado el 01/12/18 09:10

La Iglesia ortodoxa de Bulgaria rinde homenaje a la memoria del Apóstol San Andrés “el primer llamado”

Es el único no sólo en Sofía, sino también en la diócesis de Sofía . Con estas palabras empieza sus referencias al templo “San Andrés el primer llamado” el padre Stilian Tabakov que se desempeña en esta iglesia. Son muy pocas las diócesis de la Iglesia..

Publicado el 30/11/18 12:42

Una leyenda naval continúa viviendo

“Slava”, el último submarino de combate búlgaro, cuenta ahora con la posibilidad de convertirse en museo de la flota submarina de Bulgaria. El sumergible lleva ya siete años en la rada del puerto de Varna aguardando a que se decida la suerte que correrá...

Publicado el 29/11/18 11:32