“Forjar” la vida es una tarea bastante colosal

Anna Tomowa–Sintow, 55 años en el escenario

Foto: Archivo personal

Después de dar otra clase magistral más en la Academia Nacional de Música de Sofía en octubre pasado, la mundialmente famosa cantante lírica búlgara Anna TomowaSintow está de vuelta en Bulgaria; en esta ocasión para involucrarse en el entrenamiento vocal de los artistas de la Ópera de Sofía que participan en el estreno de Don Juan de Wolfgang Amadeus Mozart. Antes de ello tendrá lugar la celebración de un aniversario especial.

El 7 de abril, en los vestíbulos de la Ópera de Sofía será montada una exposición de 120 fotografías que abarcan la trayectoria artística de 55 años de Anna TomowaSintow –dice la musicóloga Magdalena Manólova– . Luego habrá una reunión con el público. En el escenario estaremos las dos, y en la pantalla de video cobrarán vida los momentos estelares de la cantante. El público podrá ver grabadas sus actuaciones con la participación de otros grandes artistas. Una exposición similar fue mostrada en Viena. El público se familiarizará con la impresionante carrera de Anna Tomowa–Sintow, así como con su extraordinaria personalidad.

Conocida por su fulgurante presencia artística y su extenso repertorio, en la década de los 70, TomowaSintow fue apreciada como la mejor intérprete de Richard Strauss. Gracias a su larga colaboración con los grandes directores de orquesta de nuestra época, incluido Herbert von Karajan, la cantante ha ido acumulando una valiosa experiencia. Relata que siempre tuvo una vida normal –en la medida de lo posible– y disfrutó del apoyo de su familia.

Foto: Albena Bézovska

Siempre
he tratado de ser fiel a mí misma –comenta Anna TomowaSintow– . Mi padre era profesor de secundaria en Física y Astronomía y un gran amante de la naturaleza, juntos hemos conquistado todos los picos de Bulgaria. También me enseñó en la escuela, y mi madre era integrante del coro de la Ópera de Stara Zagora. Todo el tiempo era ensayar y actuar. En los años de posguerra hubo momentos difíciles, pero en casa siempre reinaba un espíritu muy alto. Nos enseñaron a descubrir lo positivo en cada cosa. Mi profesor de piano también me ha influenciado mucho. Todo esto cultivó en mí el sentido de la responsabilidad, así como tener una actitud seria hacia el trabajo. Me enseñaron a pensar que lo que hacía no era nada del otro mundo y que me centrara en cumplir con mi trabajo. Amo a la gente, por eso canto con tanto amor por ella. Siempre he escuchado a mi corazón. En la sociedad moderna el egoísmo a veces es muy fuerte, no hay lealtad ni respeto. En este sentido, me han servido de ejemplo los hombres sabios del Este, pero evito el fanatismo. Lo espiritual debe ayudar de la forma más natural a “forjar” la vida, una tarea bastante colosal para todos nosotros. Karajan me consideraba capaz no sólo de entender la música en profundidad, sino también de “transmitir” esta capacidad a los demás. Le prometí hacerlo mientras pueda. Me dedico a enseñar, y en todas partes tengo un contacto muy fuerte con los intérpretes jóvenes, soy muy solicitada por ellos, a veces apenas consigo cumplir con todo, pero tengo esta obligación que me lleva hacia delante.

Cuando tenía cuatro años de edad, la que sería una gran dama del arte lírico encarnó en el escenario de la Ópera de Stara Zagora al hijo de Madama Butterfly en la homónima ópera de Giacomo Puccini. Años más tarde, el mismo papel lo representó su hija, Silvana Sintow.

Con su hija Silvana y su nieta María-Anna  Мария-Анна. Foto: Daniel Dimitrov

De
niña, La traviata y Madama Butterfly eran mis óperas favoritas –cuenta Silvana– . Mi madre interpretaba a Leonora (El trovador), Abigaille (Nabucco), Desdémona (Otelo)... Sus heroínas siempre morían y yo lloraba mucho. Hasta los 18 años quería ser cantante, estudiaba canto en la Escuela de Música de Berlín, pero acabé convirtiéndome en actriz como mi padre, graduado por la Academia Nacional de Arte Teatral y Cinematográfico. Durante tres años estuve actuando en Londres, luego entré a trabajar como relacionista pública en una gran discográfica. Más tarde, me trasladaron a París y fui responsable de los cantantes y directores de orquesta, especialmente de Daniel Barenboim. Fui su RR.PP. personal durante ocho años. Luego abrí mi propia agencia de relaciones públicas y gestión cultural para cantantes y directores. En ella trabajamos con mi esposo, que es hijo de otra gran cantante, Hildegard Behrens. Nuestra hija también quiere ser cantante, y nuestro hijo es pianista.

Silvana revela que las videograbaciones que serán mostradas el 7 de abril son poco conocidas y forman parte del archivo personal de Anna Tomowa–Sintow.

Versión en español por Daniela Radíchkova

Más en la categoría

Plamen Bonev: Las mejores cosas de la vida son muy simples

“Quiero pirarme al mar” es el título de la canción grabada hace pocos días por el cantante pop Plamen Bonev y la Orquesta Shaka Zulu. Veraniego, alegre, optimista y hecho con profesionalismo, el tema ya está cobrando popularidad en Bulgaria. Esto es lo..

Publicado el 20/07/19 07:50

"Consequences", segundo álbum de autor de Milen Kukosharov y Veselin Veselinov - Eco

Han transcurrido dos años desde el lanzamiento del primer álbum en solitario de dos músicos de jazz búlgaros: Milen Kukosharov (piano) y Veselin Veselinov - Eco (bajo). Titulado “ImproviSatie”, estaba dedicado a Eric Satie. Los músicos presentaron..

Publicado el 11/07/19 11:45

Música sin fin, el primer álbum en solitario de Mario Stanchev

Siempre me gustó trabajar en diferentes direcciones, pero ahora, por primera vez, hago un álbum en solitario con música “grabada”, dice Mario Stanchev, al presentar su nuevo disco M ú sica sin fin . El pianista de jazz, compositor y fundador del..

Publicado el 09/07/19 13:12