La revista “Vivir Bulgaria” se inspira en las tradiciones búlgaras

4
El conjunto "Pazardzhik"

Es inminente la publicación del segundo número para 2019 de la revista “Vivir Bulgaria”. El tema del número son los bordados tradicionales, señala por adelantado la editora, doctora Svetlana Radeva. Ella misma se siente fascinada por la belleza de los bordados populares, tras apasionarse por éstas gracias a su abuela quien pusiera en sus manos la aguja de bordar cuando Svetlana tenía apenas 4 años de edad.El actual número de la revista enfatizará en los bordados elaborados por Masha Kazandzhieva.¿Quién es ella?

Es una mujer croata quien estuvo trabajando hace casi un siglo en la ciudad búlgara de Kiustendil. Es una dama de contribución extraordinaria a la cultura tradicional búlgara pero, lamentablemente, su nombre sólo lo conoce un puñado de personas en Bulgaria. Los esquemas suman 27 y todos se prestan al bordado. Cada uno de ellos va acompañado de información de cuál región de Bulgaria es y de qué clase de hilos se empleaban. Masha Kazandzhieva había recibido formación en Alemania y así el grueso de sus labores se divulgaba en Alemania. Hasta las partes del álbum, que ahora estamos presentando, fueron publicadas en Berlín. Quiero enfatizar en especial en que el número actual de la revista se ha preparado con la generosa cooperación del Museo regional de Historia de Kiustendil.

Qué más se sabe de Masha Kazandzhieva y de su contribución a la preservación del bordado búlgaro.

Tras haber buceado afanosamente en los catálogos de las bibliotecas, la única información sobre ella la encontré en un anuario de la Escuela de Doncellas de Kiustendil, del curso 1911-1912. En aquellos años ella ejercía el magisterio en esa escuela de la ciudad, enseñaba la lengua alemana a las chicas del séptimo grado en ese centro docente. En el documento consta que Masha Kazandzhieva tiene titulación universitaria y que es oriunda de Croacia. La información deja claro que Masha llegó en 1908 a Kiustendil, después de casarse con un ciudadano local. En 1912 Masha Kazandzhieva presentó un álbum hecho a mano con bordados búlgaros para su aprobación ante el Ministerio de la Ilustración, que se perdió. Hizo otro más del que tenemos dos ejemplares. Son sumamente adecuados para toda persona amante del bordado, ya que hasta una persona principiante en este oficio podrá orientarse óptimamente en las técnicas de bordado y los colores que se emplean.

Suman 55 en total los esquemas presentados en el álbum, y en cada uno de ellos está señalada la parte de la indumentaria de que se trata: manga, falda, pechero, etc. Personalmente para mí, este álbum resulta extraordinariamente valioso también desde el punto de vista de la época en que fue creado. Se trata de un período de un trasiego importante de la población en Bulgaria en el que Masha Kazandzhieva hizo una foto instantánea de lo que se solía vestir en las regiones de Kiustendil y Samokov como también en las zonas de Bansko y Razlog.

En la portada del nuevo número de la revista “Vivir Bulgaria” se aprecia una foto del Conjunto de Canciones y Danzas Folclóricas “Pazardzhik”, creado en 1962. Ivanka Paunova, directora del coro, presenta recetas culinarias tradicionales para la región de Pazardzhik: un postre a base de calabaza, leche, huevos y azúcar, carpa al horno con col agria, etc. Gueorgui Andreev, director principal del conjunto “Filip Kutev” hace un interesante comentario sobre la relación entre las armas y la música, detalles del cual no voy a revelar, para que las personas interesadas puedan leer la revista, confiesa Svetlana Radeva.

El conjunto Filip Kutev

En este número presentamos al académico Venko Alexandrov, uno de los mejores anestesiólogos en Bulgaria y, al mismo tiempo, una persona tentada por la pasión de escribir, que ofrece su interpretación de las canciones tradicionales. Presenta un nuevo enfoque del aguardiente, ofreciendo anécdotas de gran colorido sobre esta bebida tradicional de elevada graduación alcohólica, el doctor Anguel Yankov, director del Museo Etnográfico de Plovdiv. También ha de encauzar la atención hacia otra bebida tradicional para el búlgaro, el boza, que hasta no hace mucho se producía a la usanza muy antigua en la región de la ciudad de Radomir. Publicamos, igualmente, un escrito sobre la biblioteca de la ciudad nororiental de Targovishte, por el 60 aniversario de su creación.

La revista está siendo redactada en las lenguas búlgara e inglesa y llega a los lectores en el mundo en su versión electrónica. La impresa en papel se distribuye en Bulgaria.

Versión en español por Mijail Mijailov
Fotos: Archivo personal

Galeria

Más de la sección

En el Día de la Independencia de Bulgaria, los héroes búlgaros del Renacimiento "cobran vida" en Bremen

El 22 de septiembre de 1908, el Príncipe Fernando declaró en Turnovo la independencia de Bulgaria del Imperio Otomano, 30 años después de la Guerra Ruso-Turca por la Liberación de 1877-1878. El camino hacia ese evento trascendental de la historia..

Publicado el 22/09/19 08:00

El Lactobacillus bulgaricus reina en la montaña Ródope

Existen en el mundo varios productos de ácido láctico, pero su tradición es más fuerte en Bulgaria. No es casualidad que la bacteria principal para la fermentación de estos productos se llame Lactobacillus bulgaricus , y algunos de los mejores..

Publicado el 21/09/19 08:20

“Pueblo prestado” lleva a los jóvenes de vuelta a Dolni Vadin

Desde hace cuatro años, los residentes de Dolni Vadin prestan su pueblo para compartir palabras, experiencias y vida. Dolni Vadin es un lugar silencioso y tranquilo en el noroeste de Bulgaria, cerca del Danubio. Hay un camino que lleva al..

Publicado el 20/09/19 11:21