Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

Ángeles de la guarda velan por la salvación del alma humana

Congregación de los Arcángeles, siglo XIV, Monasterio de Báchkovo (fragmento)Poniendo a prueba la fe de Abraham, Dios le ordenó sacrificar a su único hijo, Isaac. No obstante, en el instante en que el padre se disponía a cumplir el mandato de Dios, del cielo bajó un Ángel y le paró la mano.

La historia del sacrificio de Abraham es una de las alegorías descritas en la Biblia sobre la intervención de ángeles en la suerte humana. Según el Evangelio, el arcángel Gabriel dio a la Virgen María la buena nueva de que daría a luz al Hijo de Dios y, después de Su nacimiento, advirtió a José que le llevara a Egipto cuando el rey Herodes ordenó la Matanza de los inocentes. Ante la tumba de Cristo fue un ángel el que se presentó a las mujeres venidas para untar Su cuerpo con mirra y que les comunicó la Resurrección del Salvador.

Como cristianos confiamos en la protección de Dios pero en nuestra vida terrenal solemos experimentar miedo y perdernos en medio de las tentaciones y difíciles opciones que afrontamos; sentir flaqueza y soledad. Por esto la confianza de que tenemos a nuestro lado a un ser celestial que Dios eligió especialmente para nosotros para que nos oriente, proteja y aconseje, nos infunde tranquilidad y firmeza. Con nuestro ángel de la guarda compartimos los buenos y los malos momentos en la vida y procuramos escuchar con nuestro corazón los consejos que nos da. A veces dirigimos a este ángel nuestras oraciones, tal y como solemos dirigirlas a Jesucristo la virgen y los santos.

Confiamos que con el misterio del bautismo cada uno de nosotros recibe un ángel de la guarda. Lo más terrible sería decepcionar a este ángel con actos contrarios al Evangelio que trajo Jesucristo−dice el padre Ánguel Ánguelov, primate del templo capitalino de Santa Sofía− . Existen múltiples cuadros religiosos dedicados a este tema, que representan cómo el ángel de la guarda interviene en los momentos más difíciles de la vida del hombre para prevenir una tragedia. Nosotros creemos que precisamente el ángel de la guarda nos ayuda a crecer espiritualmente porque lo más importante es que como cristianos procuremos acercarnos a Dios.

La naturaleza humana propende a conferir una imagen material a lo que está fuera del alcance de sus sentidos y es así que hoy podemos disfrutar de estos mensajeros de Dios al contemplar sus imágenes “humanizadas” que nos han dejado los grandes maestros del pincel.

Múltiples episodios históricos de aparición de ángeles de imagen humana dan motivo a los pintores para representarlos con aspecto humano −comenta el padre Ánguel− . Para mostrar la esencia celestial de estos efímeros seres les ponen alas. En algunos templos no búlgaros se pueden ver incluso plumas de las que se afirma que son de ángeles, pero esto naturalmente no es cierto. La Iglesia enseña que los ángeles son inmateriales, o sea, que no llevan en sí nada material de este mundo. En el primer capítulo de la Biblia se dice que “Al principio creóDios los cielos y la tierra…”. Según la interpretación de los padres de la Iglesia, por “cielos” se entiende el mundo celestial, es decir, que los ángeles fueron creados primero, y después todo lo material. Desde luego, la corona de la creación divina somos nosotros, los hombres, de manera que los ángeles tienen un aspecto antropomorfo a causa de los cuentos que hemos heredado sobre ellos.

Nos imaginamos a los ángeles con forma humana. ¿Acaso no los tratamos a veces con la negligencia que mostramos en nuestro trato al prójimo? En semejantes circunstancias corremos el riesgo de alejar a nuestro ángel de la guarda, indispensable para la salvación del alma…

El hombre lleva en sí la debilidad que le legaron los antepasados, −prosigue el padre Ánguel−. No todo lo que hace el hombre en este mundo es lo mejor. Aunque siga el camino de Dios, suele apartarse de él y por eso necesita tener un ángel de la guarda, que le señale la verdad y el camino certero. Los humanos somos pecaminosos y nos es difícil lograr la perfección. “Sean ustedes perfectos, como su Padre que está en el cielo es perfecto”, dice Mateo, y nada mejor que contar en nuestro afán de perfección con el apoyo del ángel de la guarda, que tan cerca está del trono divino y que mira y ve mundo de un modo diferente”.

Al referirnos a un prójimo especialmente bondadoso solemos decir que es de raza angelical. Sin embargo el hombre no está llamado a ser semejante a los ángeles, agrega el padre Ánguel. En su opinión, lo más importante es que las personas no oculten su amor y que lo manifiesten siempre y en todo. Esto es lo que nos hace semejantes a Cristo: amarnos unos a otros y amar a Dios, concluye.

Versión en español de Raina Petkova
Fotos: nationalgallery.bg, y Diana Tsankova

Más de la sección

Los búlgaros en Estambul piden al Patriarcado Ecuménico un sacerdote búlgaro

Desde hace un mes, un clérigo nombrado por el Patriarcado Ecuménico se ocupa de l a comunidad búlgar a de Estambul . De esta manera s e ha roto la tradición de que sea la  propia comunidad la que proponga a un clérigo búlgaro , que..

Publicado el 22/09/20 12:22

La independencia de Bulgaria: magno triunfo de la diplomacia búlgara

Este año se cumplen 112 años de la proclamación de la independencia de Bulgaria. Aquel acontecimiento revistió enorme importancia, pues ponía punto y final a las luchas por la liberación de los búlgaros de cinco siglos de dominio otomano. La Guerra..

Publicado el 22/09/20 05:25

Un paseo por la historia de la capital de Bulgaria

Ya desde la remota Antigüedad, la capital búlgara, Sofía, fue centro de culturas, pueblos y etnias heterogéneos, y el motivo esencial para ello es la ubicación estratégica de la villa, situada en la encrucijada entre Europa Occidental y el Oriente Medio..

Publicado el 17/09/20 12:23