Verano arqueológico 2020, 1ª parte

La ciudadela cerca de Svishtov y el Despotado de Dóbrudzha

Foto: BGNES

En la conciencia colectiva, la noción de arqueología suele relacionarse con excavaciones y búsqueda de tesoros envueltos en misterio. Sin embargo, los verdaderos tesoros para los arqueólogos son los artefactos, fragmentos del puzzle de la historia, que permiten acercarse a los secretos sin revelar de nuestros antepasados.

Si bien contando con financiación escasa, los proyectos arqueológicos de Bulgaria logran abrir año tras año nuevas páginas de la vida transcurrida hace milenios. Con cierto retraso, causado por la pandemia del Covid−19, prosiguen las investigaciones de la mayor basílica de Ródope del cristianismo temprano (ss. V−VI), ubicada en Perperikón.

“Trabajaremos en Perperikón desde la última semana de junio hasta mediados de septiembre −dijo a Radio Nacional de Bulgaria el Prof. Nikolay Ovcharov−. En lo referente a nuestras otras excavaciones hay cambios. Aquello que investigamos el año pasado: la Ciudadela cerca de Svishtov, una de las fortalezas medievales búlgaras mejor conservadas, continuará en octubre. Estas excavaciones me sugirieron la idea de escribir el libro histórico−arqueológico titulado Drácula, la versión búlgara, relacionado con la fortaleza de Svishtov.

Pocas personas relativamente saben que los soberanos de Valaquia y Moldova, y en particular Vlad Tepes, llamado Drácula, tuvieron por lengua materna y hablaban el más puro búlgaro hasta el s. XVII. No digo esto para oponernos a nuestros vecinos, sino porque nosotros, los búlgaros, debemos conocer la verdad. Es muy importante que el arqueólogo sea también un buen historiador para poder explicar debidamente lo que descubre entre las capas de la tierra que conservan nuestro pasado. Los métodos puramente arqueológicos no son suficientes.”

Comparte esta opinión Boni Petrúnova, directora del Museo Nacional de Historia, quien espera este año obtener financiación para el proyecto cerca de Kaliakra, porque las excavaciones allí han arrojado muy buenos resultados.  Se trata de la antigua capital del Despotado de Dóbrudzha, un Estado búlgaro de la zona septentrional del mar Negro de finales del s. XIV.

“En estos últimos tres años, fue descubierto un tesoro extraordinario: más de mil objetos de oro y plata, entre joyas, monedas, fragmentos de vestimenta, etc. −explica en entrevista a Radio Nacional la Prof. Petrúnova− . Anteriormente, habíamos encontrado también una extraordinaria hebilla china de jade, que no es típica de las tierras búlgaras. El año pasado, una de las tumbas en la necrópolis que examinamos resultó especialmente rica. Se trata del entierro de un hombre joven con un hermoso ajuar que incluye un anillo de oro de una elaboración más esmerada que la del conocido anillo del zar Kaloyán, con la inscripción “Gueorgui El Mayor” y un monograma de los Paleólogos.

El hallazgo planteó muchos interrogantes sobre el origen de este hombre, probablemente relacionado con el déspota de Dóbrudzha, Dobrótitsa. En busca de los hechos históricos, estamos trabajando con otros investigadores que descifran las inscripciones, analizan los objetos, las telas, los huesos. De hecho, justamente la ropa de Gueorgui El Mayor indica que él era un personaje muy importante, cuado menos un rico aristócrata.”

Y aquí llega el momento más difícil, que es el de colocar los artefactos en un cuadro verosímil que refleje debidamente la gloria pasada de uno de los últimos reinos búlgaros de la Edad Media.

Artículo basado en entrevistas por el Programa Jristo Botev de Radio Nacional de Bulgaria

Versión en español de María Páchkova

Fotos: Zdravka Maslyankova, BGNES

Más de la sección

Hallazgo arqueológico en Perpericón

Ha marcado el comienzo del verano arqueológico en Perpericón el descubrimiento de un monumental complejo episcopal. Se remonta a los siglos V al VI y se encuentra en la pendiente meridional del rocoso asentamiento. Ya se han hecho los primeros..

Publicado el 03/07/20 10:16

Cura búlgara salva Europa de una epidemia letal

A finales de la Primera Guerra Mundial, una enfermedad misteriosa fue segando las vidas de decenas de miles de personas. La llamada enfermedad del letargo se expandió en el Viejo Continente, que fue sufriendo más heridas en su cuerpo de por sí..

Publicado el 20/06/20 05:05

Konstantsa Lápcheva, la benefactora de todos los niños búlgaros

En una época en la que los destinos de los pueblos se decidían por hombres que se hacían con el poder utilizando fuerza, una búlgara subió a la tribuna internacional para plantear temas cuya importancia sigue vigente en la actualidad y que atañen los..

Publicado el 18/06/20 12:48